Imposible no emocionarse: un grupo de estudiantes le da la sorpresa de su vida a un empleado de su Universidad

Lleva más de diez años trabajando como limpiador en la Universidad de Bristol y los estudiantes, en agradecimiento a su labor y apoyo, han tenido un bonito gesto con él y su mujer

por Tu otro diario /


Herman Gordon ha trabajado en el servicio de limpieza de la universidad de Bristol durante más de diez años y hace unos días recibió una sorpresa que no olvidará nunca. Un grupo de estudiantes decidió recaudar dinero para que Herman y su mujer pudieran viajar a Jamaica a visitar a su familia. Los alrededor de 1.780 euros reunidos querían dárselos a quien ellos consideran como “la representación de la felicidad”, según se recoge en en el periódico digital 'Independent'. En el video que recoge el momento en que Herman recibe el dinero se ve cómo un alumno le da un sobre, le dice que es de parte de todos los estudiantes de la Universidad y, sin prácticamente llegar a abrirlo del todo, él se emociona. Secándose las lágrimas de la cara con un trapo abraza al estudiante y dice: “Quiero agradecéroslo a cada uno de vosotros y que Dios os bendiga a cada uno de vosotros”.

viral

Herman recibió cerca de 1.780 euros para poder ir hasta Jamaica (Twitter/@JAHeale ).

Los estudiantes empezaron a recoger fondos a través de una página y, pasados los momentos tan emotivos de la entrega, Herman contaba que "estoy bendecido y me siento bien... Intento hacer lo mejor con los estudiantes para ayudarlos. Cuando estoy limpiando la biblioteca, les hablo y les aconsejo. Intento animarlos a que hagan lo mejor en la vida cuando terminen sus estudios ". Los comentarios de los alumnos sobre la figura tan ejemplar de Herman eran numerosos. Destacaban las muchas horas que trabajaba para proporcionarles espacios limpios en los que poder estudiar. Y subrayaban que con su carácter siempre tan positivo y jovial había sido capaz de alegrar los días de muchos estudiantes.

(Twitter/@JAHeale ).

Después de recibir el sobre telefoneó muy emocionado a su mujer, que confesaba que “estaba tan emocionado que no podía pronunciar palabra, lloraba… Estaba en shock, pero muy feliz… Simplemente abrumado por la amabilidad de los estudiantes”. Denise, que así se llama ella, añadía que Herman siempre había sido feliz. Un gesto de generosidad de los estudiantes con el que querían reconocer no solo el importante trabajo realizado por Herman sino también el apoyo recibido en sus días de estudio.

RELACIONADO: La sorpresa que unos alumnos le dieron a Troy es todo un ejemplo de que en la escuela también se aprende a ser buena persona