Hayden, que salvó la vida de la pequeña Skye hace años, ha querido que sea la (otra) gran protagonista en un día muy especial

Las fotos muestran la felicidad de ambas, que tienen un vínculo muy especial

por Tu otro diario /


La pequeña Skye Savren-McCormick fue diagnosticada a las pocas semanas de nacer con un linfoma y un cáncer raro que solo afecta a uno de entre un millón de bebés. Meses después, sus padres recibieron la noticia de que una desconocida, Hayden Ryals, era compatible para hacer un trasplante de médula ósea. Sucedió en julio de 2016 y desde entonces las dos familias se han mantenido en contacto. El pasado mes de marzo Hayden envió un regalo de cumpleaños a la pequeña. "Y en la tarjeta de felicitación había una invitación de boda", contaba Talia, la madre de Skye, en declaraciones recogidas por 'People'. En el texto de la tarjeta les escribía que le encantaría que fuese su dama de honor.

PINCHA AQUÍ PARA VER LAS TIERNAS IMÁGENES

Hayden

La pequeña Skye con Hayden (Mark Broadway Photography)

Consultaron con los médicos la posibilidad de hacer el viaje desde su casa en California hasta Alabama para asistir a la boda de Hayden y Adrian, y les dijeron que no había problema, por eso se pusieron manos a la obra con la reserva de los billetes de avión y el hotel. También compraron el vestido de dama de honor para Skye. "Nunca había viajado en avión… estaba encantada. Skye vio los vestidos y al final quiso el que le quedaba mejor. Ella escoge su ropa todos los días", contaba la madre.

RELACIONADO: El emotivo llanto de la pequeña Lexi en la boda de sus padres

En las fotos se ve cómo la pequeña posaba en este evento tan especial. Con un vestido de color crema y una cinta azul en la cintura se mostró sonriente y feliz, y fue el centro de todas las miradas. La madre explicaba que después de ponerle unas flores en el suelo, ella cogió un puñado y las tiró. Reconocía también que nunca imaginó algo así. "Estaba muy orgullosa de ella después de lo mucho que ha pasado. El hecho de que pudiéramos hacer esto fue sencillamente increíble", señalaba.

Skye

La pequeña en los preparativos de la boda (Mark Broadway Photography)

Cuando los médicos supieron el diagnóstico le dieron un 10 por ciento de posibilidades de salir adelante. Los padres decidieron seguir luchando y Skye tuvo que someterse a varias intervenciones quirúrgicas en los meses que permaneció en el hospital.

Ahora, a Skye le encanta ver las fotos de la boda de Hayden y siempre dice que ella era la dama de honor. La madre, que está muy agradecida a Hayden, cuenta que cree que están enamoradas la una de la otra. "Pude sentir el amor entre las dos… tienen un vínculo muy especial", señalaba. Y añadía que está deseando ver crecer a su hija y que continúe esa relación tan increíble entre las dos.