El descomunal esfuerzo de este padre soltero por su hija obtuvo una recompensa de lo más inesperada

El hombre, que hacía ese descomunal esfuerzo para poder mantener a su hija, de poco más de un año, no pudo evitar llorar ante el gesto de sus colegas de empresa

por Tu otro diario /


Trenton Lewis, de 21 años, tiene una niña de 14 meses, Karmen, a la que tiene que mantener él solo. Estaba sin empleo desde que la niña nació, por eso, cuando encontró trabajo no dudó en aceptarlo, pese a que tendría que desplazarse cada día 17 kilómetros andando. El esfuerzo merecería la pena, ya que por fin podría llevar un sueldo a casa para su hijita.

Trenton Lewis

Trenton Lewis, junto al coche que le han regalado sus compañeros de trabajo (captura de pantalla del informativo de la la cadena de TV KATV)

Su turno empezaba a las 4:00 de la mañana, por lo que debía salir unas horas antes para poder llegar a tiempo, de modo que permanecía toda la noche fuera y, además, llegaba con dolor de piernas por la extensa caminata a su puesto de trabajo, en la multinacional de transporte de paquetes UPS, en la sede de Little Rock, en Arkansas (Estados Unidos). Aun así, desempeñaba sus funciones gustoso y nunca se lo comentó a nadie.

RELACIONADO: ¡Qué emocionante! El padre de esta niña le da por su tercer cumpleaños una sorpresa que nunca olvidará

Esa fue su rutina durante siete largos meses, hasta que sus compañeros se enteraron de lo que hacía por la pequeña Karmen. Le convocaron a una supuesta reunión sindical, pero en lugar de eso se encontró con una increíble sorpresa que no hubiera podido imaginar ni en sus mejores sueños: ¡le regalaron un coche!

Le idea fue de la veterana Patricia Bryant, quien, como reconocería más tarde el propio Trenton a la CNN, "se enfadó realmente" cuando descubrió lo que estaba haciendo para ir a trabajar. Rápidamente se lo comentó a su marido, Kenneth, que también es empleado de la compañía y, entre los dos, compartieron la historia del joven papá con el resto de compañeros y recaudaron dinero para comprarle el coche. "¡Todos con los que hablé me ​​dijeron que sí!", explicó Kenneth, de modo que, en poco tiempo, reunieron 2.000 dólares (1.622 euros) y, con ese dinero, se dirigió a por el vehículo. Cuando contó al vendedor la historia de Trenton, no dudó en acordar "un precio especial".

Una vez con el coche en su poder, Kenneth quería que la sopresa fuera perfecta. Convocó 'la reunión sindical' y bajó al aparcamiento todo el equipo. Una vez que estaban todos juntos, Bryant sacó la llave del flamante Saturn Ion del 2006 y se la dio a Trenton. Este se quedó estupefacto; no se podía creer el gesto que sus colegas de empresa habían tenido con él: "Nunca voy a olvidar esto, nunca", comentó. Agradeció con gran efusividad el regalo a todos y cada uno de sus compañeros, ya que su vida, por fin, iba a ser un poquito más fácil.

RELACIONADO: Más noticias de interés humano en 'Tu Otro Diario'

Después, al acabar su turno, el primer paseo en su nuevo coche fue ir a buscar a la pequeña Karmen para comer fuera los dos juntos. Un día tan especial había que celebrarlo.