¿Cacos buenos? No te pierdas el asombroso gesto que tuvieron con la niña de una casa en la que habían robado

Se habían llevado joyas y varios objetos de valor, pero la pequeña se colmó de felicidad al comprobar lo que estos ladrones hicieron por ella

por Tu otro diario /


Maia, de cuatro años, estaba devastada desde que unos ladrones entraron a robar en su casa, en Melbourne (Australia), el pasado 7 de noviembre. Se habían llevado joyas, un ordenador y un iPad, pero a ella no le importaba nada de eso. Estaba profundamente triste porque también se habían llevado a su mascota, Sasha, una cachorrita de solo ocho semanas.

Maia y Sasha

Maia justo después de recuperar a Sasha, la perrita que los ladrones que entraron en su casa le habían robado (@VictoriaPolice/Twitter)

Maia y sus padres movieron ‘tierra y cielo’ para encontrar a Sasha. La policía, por su parte, divulgó una foto del pequeño labrador y lo buscaron por toda la ciudad, pero no obtuvieron resultado. En el llamamiento que hicieron los padres de la niña, explicaban que ella y la perra se habían hecho inseparables y que estaba profundamente afligida por la pérdida.

RELACIONADO: El emotivo instante en que el pequeño Khane se reencuentra con su perro perdido, en vídeo

La investigación policial falló, pero no los sentimientos de la pequeña. Los ladrones sintieron compasión por la pequeña y… ¡devolvieron a Sasha!

Sasha

Sasha, unos días antes de que los ladrones se la llevaran (@VictoriaPolice/Twitter)

La madre de Maia fue la primera en levantarse este miércoles. Se dirigía a la cocina a preparase un café cuando vio en la puerta algo que se movía; al descubrir que se trataba de Sasha, comenzó a gritar de emoción.

RELACIONADO: La entrañable relación de una niña y su perro a los que les une haber nacido sordos

La alegría de la niña al comprobar cuál era el motivo de los alaridos de su mamá fue inmensa. No se lo podía creer, pero estaba feliz. Aprovechó toda la mañana para recuperar el tiempo perdido y no soltó a su perrita ni un momento.

Los ladrones, después de todo, fueron buenos con Maia; sin embargo, siguen teniendo objetos de valor de la familia, así que no se libran de que la policía los siga buscando.