David, el feliz abuelo que lleva 12 años abrazando a bebés que están en la UCI sin sus papás

Con 82 años, acude cada semana, desde hace más de una década, a la UCI de este hospital para tomar el relevo de los padres que no pueden acompañar a sus hijos y abrazarlos, un gesto que se ha demostrado muy beneficioso para los recién nacidos

por Tu otro diario /


'El abu de la UCI'. Así llaman cariñosamente las enfermeras del hospital Children´s Healthcare de Atlanta a David Deutchman, un hombre de 82 años que lleva más de una década acudiendo todas las semanas a la UCI a abrazar a neonatos.

David Deutchman

David Deutchman lleva doce años acudiendo al hospital Children´s Healthcare de Atlanta a abrazar a bebés que se encuentran en la UCI (Inside Edition/Youtube)

Están comprobados los beneficios de los abrazos y del contacto ‘piel con piel’ de los bebés y, en concreto, de los recién nacidos y prematuros. Eso es lo que ha motivado a David a desempeñar una función tan especial: “Muchos papás tienen otros hijos en casa o viven lejos y tienen dificultades para poder atender a su recién nacido”. 

RELACIONADO: La tierna reacción de esta niña de dos años al ver una película ha emocionado a millones de personas

"Es muy gratificante”, comenta. “No sólo porque los bebés están llorando y les ayudas a calmarse, sino también porque hay una gran cantidad de beneficios en esa cálida conexión. Es muy beneficioso para ellos que pongan su cara en tu pecho y escuchen los latidos de tu corazón”.

De ahí que la presencia de David sea un consuelo para las madres, ya que significa mucho para ellas que “una persona de fiar esté ahí con su pequeño”, ha asegurado, satisfecho, Deutchman a la revista ‘People’. “Hablo con ellas y, a veces, les doy la mano porque sostener la mano de una madre es tan importante como consolar a un bebé".

Al jubilarse, David tenía claro que quería seguir sintiéndose útil, de modo que al principio se dedicó a impartir conferencias en universidades locales, pero necesitaba algo que le ‘llenara’ más. Por eso, acudió al hospital infantil de Atlanta y se ofreció como voluntario; en el centro, le derivaron a la Unidad de Cuidados Intensivos pediátricos y, al poco tiempo, le transfirieron a la neonatal, donde ya lleva doce años.

RELACIONADO: Más noticias de interés humano

Algunos amigos de su edad no entienden qué ahí y le preguntan por qué va, a lo que él responde: “Abrazo bebés. A veces se hacen se hacen aguas mayores sobre mí o hasta vomitan, pero es fenomenal”. No cabe duda de que David Deutchman es un ángel para esos recién nacidos y para sus papás.