La increíble historia de amor de esta pareja que parecía predestinada te sorprenderá

Lo que empezó siendo un error de lo más molesto resultó ser el inusual origen de una relación que parece sacado del guion de una comedia romántica

por Tu otro diario /


La manera en la que Tiffany y Collin se vieron por primera vez parece una treta del destino para que se conocieran. Su historia surgió de la manera más atípica posible, gracias a sus coches, que eran idénticos y que, por casualidad, los aparcaron el uno junto al otro en el parking de un supermercado en Florida (Estados Unidos). La confusión estaba cantada, pero el final… fue de película.

Collin y Tiffany

Collin y Tiffany, el día de su boda en Florida, Estados Unidos (Tiffany D'Addio Cilladi/Facebook)

Tiffany abrió su Jeep Cherokee blanco con la llave de contacto desde lejos y, de repente, se dio cuenta de que un hombre se acercaba al vehículo. Lo primero que pensó es que pretendía robarlo, pero vio que el desconocido estaba más preocupado por cargar su propia compra que por darse prisa en llevárselo y salir a toda velocidad.

RELACIONADO: ¡Estaban predestinados! Nacieron el mismo día en el mismo hospital y han acabado casándose 27 años después

Tiffany se acercó y le dijo que ése era su coche, pero Collin no le creyó, de modo que ella abrió y cerró con la llave para demostrarle que decía la verdad. El joven se sintió muy confuso y seguía empeñado en que el vehículo era de él hasta que, instantes después, se dio cuenta de que el suyo estaba aparcado justo al lado. 

Aclarada la confusión, Tiffany bromeó, diciéndole que podía dejar las bolsas en su coche (en el de ella); él, ya con una amplia sonrisa, le contestó que “solo si le hacía una cena” con lo que había en esas bolsas. Los dos se rieron y, aunque ella no le invitó a cenar esa noche, sí intercambiaron sus números de teléfono y estuvieron escribiéndose durante dos semanas.

En ese tiempo, descubrieron que la coincidencia era aún mayor, ya que los coches que habían tenido antes de comprar el todoterreno causante de la confusión también era el mismo modelo, un Jeep Wranglers; sin embargo, con esos vehículos no coincidieron en la elección del color.

La cena llegó quince días después del sorprendente encuentro, pero Tiffany no se fiaba del todo, de modo que avisó a su compañera de piso y le pidió que la llamara en una determinada hora; así lo hizo su amiga y, aunque no cogió el teléfono, sí le envió un mensaje, asegurándole que todo iba bien.

RELACIONADO: Más noticias sobre bodas y otras informaciones de interés humano

Una historia de amor que parece sacada de una película romántica y cuyo desenlace no podría haber sido mejor: tres años después, Tiffany y Collin se han casado en una emotiva ceremonia en Florida que les ha colmado de felicidad.