La millonaria boda de un heredero del mundo de la moda en el Lago Como que duró... ¡tres días!

Adam Kamani es hijo del fundador de Boohoo, una firma de moda online que arrasa en Reino Unido y su gran boda italiana costó más de 1,1 millones de euros

por Tu otro diario /


No solo los hijos de los millonarios rusos se casan por todo lo alto. La familia Kamani, británica, también ha demostrado que sabe cómo organizar un enlace fastuoso y lleno de glamour, aunque para ello haya que tirar la casa por la ventana. Tres días con sus tres noches de fiestas para celebrar el matrimonio del heredero de la empresa de moda Boohoo, Adam Kamani, con su novia de toda la vida, Charlotte McHale, en el entorno idílico del italiano Lago Como, que ha enamorado a celebridades de Hollywood como el actor George Clooney y su esposa Amal.

Instagram

Adam y Charlotte llegando al altar (Instagram).

La pareja se dio el 'sí, quiero' en un antiguo convento de monjas benedictinas del siglo XI, Villa Erba, que fue escenario de la película 'Ocean's Twelve'. La novia apareció radiante con un vestido espectacular de encaje y con una tiara de diamantes. El novio eligió un llamativo traje azul para la ocasión y una pajarita de color salmón.

Instagram

Los novios, con sus familias (Instagram).

Pero tres días dan para muchos 'outfits' y tanto los novios como sus familias y sus invitados utilizaron distintos modelos para las celebraciones, entre ellos, unos de estética india, pues las familias, aunque británicas, descienden de allí. Hay numerosas fotos de los invitados en Instagram que dejan constancia de la tremenda fiesta que se vivió para celebrar este matrimonio.

Instagram

Los vestidos inspirados en la estética india fueron elegidos por los novios (Instagram).

Antes del enlace, las despedidas de solteros de los ya esposos fueron también de traca. Adam viajó a Saint Tropez, en la Costa Azul, con sus amigos, mientras que Charlotte reunió a sus 24 mejores amigas y se las llevó a York primero y a la capital libanesa, Beirut, después.

Instagram

El baile, uno de los momentos mágicos de la boda (Instagram).

Adam y Charlotte se conocieron hace una década y llevaban saliendo seis años antes de decidirse a dar el gran paso. El novio, ya marido, es el heredero de una gran fortuna, ya que se estima que su padre tiene un patrimonio valorado en más de 2.200 millones de euros. Ahora solo queda que sean felices y, como dicen en los cuentos, que coman perdices. ¡Enhorabuena!