PROTAGONISTAS

Se quedaron atrapados en su panadería, pero tuvieron una idea brillante que les ha convertido en los nuevos héroes de Harvey

Se han convertido en un ejemplo de humanidad y solidaridad en medio de la devastadora tragedia

por Tu otro diario /


En medio del caos y la devastación, el huracán Harvey, que anegó Texas la semana pasada y ha dejado a miles de personas sin hogar, ha sacado a relucir también la mejor cara del ser humano, con numerosos ejemplos de solidaridad y ayuda mutua entre los damnificados y por parte del resto del país. Uno de estos conmovedores casos fue el de los panaderos de ‘El Bolillo Bakery’, en Houston.

Facebook

Aprovecharon su tiempo atrapados para prepara pan para los damnificados. (Facebook)

Con motivo del huracán los siete empleados del establecimiento se quedaron encerrados en el local. Entonces tomaron una sorprendente decisión: en lugar de quedarse de brazos cruzados esperando a que dejara de llover decidieron ponerse a hornear, hornear y seguir horneando para alimentar a la mayor cantidad de damnificados posible. 

Durante dos días seguidos el grupo se entregó a la tarea, lo que además les sirvió para distraerse en esos difíciles momentos. Ellos mismos temían por su integridad, y tampoco tenían posibilidad de comunicarse con sus familias. Afortunadamente, la panadería permaneció seca y con electricidad durante todo el tiempo que duró el encierro. 

RELACIONADO: Más noticias virales y de interés humano

Cuando el dueño del lugar logró llegar a ellos para rescatarlos, habían hecho tanto pan que pudieron distribuirlo a centros de emergencia, refugios, iglesias y hospitales donde se encontraba gente afectada por las inundaciones. “No contamos exactamente cuántos panes hicieron, pero usaron 1996 kg de harina”, dijo el dueño del lugar al medio The Independent.

RELACIONADO: Branson se convierte en un ‘minihéroe’ de 6 años al salvar la vida a sus primos de 21 meses

El gesto de los panaderos ha sido aplaudido en las redes sociales, donde incluso se les ha calificado de ‘héroes’. Cuando regresaron a sus casas tuvieron la suerte además de comprobar que o se habían producido daños graves. Tan solo uno de ellos sufrió desperfectos en su vivienda. 

Ahora, una vez pasados los peores momentos, los panaderos y el gerente del local siguen colaborando con la comunidad haciendo pan y otros productos para las familias más necesitadas.