Una pareja celebra su boda en el hospital por un feliz imprevisto que nunca olvidarán

De nada sirvieron los preparativos que Jael Reinhold y John Pulcipher habían realizado en los últimos meses porque en el último momento tuvieron que cambiarlo todo… Eso sí, la ceremonia es para todos inolvidable

por Tu otro diario /


Jael Reinhold y John Pulcipher tenían todo previsto para casarse en una ceremonia a las orillas de un lago a finales de julio. Pensaron en esa fecha porque aún quedarían casi dos meses hasta que Jael diese a luz... pero todo se precipitó.

Facebook

Jael Reinhold y John Pulcipher son ahora una feliz pareja casada. (Jael Pulcipher / Facebook)

A cuatro días de la fecha elegida ella comenzó a sentir molestias y fue al hospital. Allí les dijeron que ya no podrían salir. La pareja decidió entonces trasladar la boda al centro sanitario a la espera de que pudieran decirse el 'sí, quiero' antes del nacimiento de su bebé.

En la mañana del gran día Jael se puso de parto. La pequeña Briar Dorothy vino al mundo horas más tarde y antes de que terminara la jornada la madre quiso cumplir con lo que habían planeado. Se casaron.

RELACIONADO: Lee más noticias e historias virales

La pequeña fue "el mejor regalo de boda que podíamos pedir... fue tan surrealista tener a Briar allí", decía John en declaraciones a dailymail.com.uk. Se mostraba muy feliz de que Jael hubiese sido capaz de hacer todo con pocas horas de diferencia.

Facebook

Jael se casó apenas cinco horas después de dar a luz a su hija. (John Pulcipher / Facebook)

La pareja quería casarse antes de tener familia pero todo sucedió con más rapidez de lo esperado. De hecho en cuanto Jael se enteró de que estaba embarazada comenzaron a planificar la boda.

Al saber que no podrían salir del hospital convencieron a los organizadores a modificar el sitio del enlace. Ella tuvo que cambiar su vestido de encaje por uno más cómodo que recogieron sus hermanas en una tienda de segunda mano en la misma mañana. Mientras, John dio a conocer el nombre de la bebé a los invitados. Cuando lo dijo la gente no sabía bien qué hacer. "Rieron, lloraron", contaba él.

Facebook

La boda tuvo incluso invitados en el propio hospital. (John Pulcipher / Facebook)

Se casaron con los adornos que habían elegido en su momento . Después de la ceremonia a Jael la llevaron a su habitación en una silla de ruedas en la que podía leerse "acaba de casarse".

RELACIONADO: Perdieron las alianzas el mismo día de la boda, pero el final de esta historia de mala suerte te va a sorprender

Al día siguiente los invitados volvieron a hacerse fotos y en esta ocasión Jael se puso el vestido pensado para la boda. A partir de ahora la pareja disfrutará de su hija que, a buen seguro, estará muy orgullosa del esfuerzo hecho por su madre en el día de su nacimiento.