PROTAGONISTAS

Gracias a unas gafas especiales, Andrew consiguió revivir su boda y verla en todo su esplendor… ¡15 años después!

Padece una enfermedad que le impide ver con nitidez. Gracias a una campaña de recaudación de fondos ha podido pagar unas gafas especiales y, al cumplirse 15 años de su boda, han repetido la ceremonia para que pudiera vivirla en todo su esplendor

por Tu otro diario /


Andrew Airey padece la enfermedad de Stargardt, que le produce una pérdida de la visión central. La falta de nitidez hace que, por ejemplo, le sea difícil reconocer caras. En declaraciones recogidas por ABC News lo explicaba: "Veo objetos. No veo detalles".

bodagafasportada

(Captura de pantalla del vídeo de @eSightEyewear/Facebook)

 

Lleva quince años casado con Kelli y ambos quisieron celebrar hace algunos días este aniversario. Lo iban a hacer con alrededor de 25 familiares y amigos cercanos.

RELACIONADO: Más noticias virales en 'Tu Otro Diario'

Durante todo este tiempo Andrew ha dependido de herramientas y gafas que le ayudaban en su día a día. Se aprendió su casa de memoria y confiaba en su mujer para todo.

Ha hecho una campaña online de recaudación de fondos para poder pagar unas gafas que costaban algo más de 8.900 euros. Unas lentes que incluyen una cámara de alta definición que capta todo aquello que el usuario mira según se describe en la página web de la empresa ‘eSight’.

RELACIONADO: Las preciosas fotos de ocho embarazadas con algo en común

Gracias a estas gafas pudo pasar un día inolvidable con su mujer e invitados. Podía ver todo. "Tan pronto me las puse podía ver un reloj a 4,5 metros. Fue increíble", contaba.

El vídeo de la empresa donde se le ve con las nuevas gafas se ha hecho viral en Facebook. En esa feliz jornada en la que recrearon su boda consiguió ver bien a sus hijas, sus caras, sus vestidos... Y explicaba que cuando tuvo enfrente a su mujer, después de que caminara por el pasillo central, pudo apreciar sus ojos, sus orejas, su nariz...

 

Kelli, emocionada, le dijo que celebrar 15 años de matrimonio con “nuestra segunda boda es la manera perfecta de empezar de nuevo” y añadía que no podía esperar a verle observando los numerosos detalles de las aventuras cotidianas de su familia. Al finalizar la ceremonia los dos salieron entre los aplausos de los asistentes.

Sobre su mujer Andrew no tiene más que comentarios y palabras de agradecimiento. Se hizo cargo de la economía de la casa cuando él tuvo que dejar de trabajar. “Para bien o para mal, ha sido la persona para mí. No se queja”, apuntaba y recalcaba que le quiere mucho y eso es algo especial.

Sin duda, ¡todo un ejemplo de compromiso!