La hermosa historia de Clara, que pasó su infancia en el hospital donde ahora va a trabajar como enfermera

Esta joven británica ha decidido que va a dedicar su vida laboral a cuidar de niños que, como ella, tienen que pasar por la dura experiencia de un ingreso hospitalario y se ha convertido en enfermera

por Tu otro diario /


Clara Markiewicz es una joven británica que superó en su infancia una dura batalla contra el cáncer que no le dejó secuelas físicas, pero sí una honda huella en su alma. Desde los 4 años, cuando le detectaron su enfermedad, su vida cambió radicalmente y tuvo que pasar largas temporadas ingresada en un hospital. Una dura experiencia de la que, sin embargo, ella supo extraer la mejor de las lecciones y de la que heredó su vocación: quiere ser enfermera y dedicarse a cuidar a niños que, como ella, tengan que pasar por el hospital.

(Clara Markiewicz/Facebook).

Clara supo que quería ser enfermera desde que era una niña (Clara Markiewicz/Facebook).

Lo tiene claro desde que tenía 10 años y ahora, una década después, se dispone a cumplir su sueño precisamente en el mismo centro hospitalario que, durante mucho tiempo, se convirtió en casi su casa. Allí está haciendo prácticas y allí le encantaría trabajar un día de la mano de Kate Pye, su enfermera favorita cuando era niña que, para su sorpresa, sigue trabajando en el Southampton Children's Hospital.

RELACIONADO: Más noticias virales y de interés humano en Tu Otro Diario

A ella le debe su afán por convertirse en enfermera. "Tenía alrededor de 10 cuando me di cuenta de que quería ser una enfermera. Siempre he amado a niños y sé de primera mano lo importante que son estas mujeres para ellos”, ha contado Clara al Daily Mail. “Recuerdo que cuando mi madre estaba fuera, ella se sentaba en mi cama o se metía debajo de los edredones para mirar películas conmigo. Ella era mi enfermera favorita”.

(Clara Markiewicz/Facebook).

Su enfermedad le dejó como herencia la vocación de ayudar a los demás (Clara Markiewicz/Facebook).

Ahora Clara se dispone a cumplir su sueño y a convertirse en una heroína para los pequeños a los que cuidará, con la mirada puesta en ayudarles a superar sus problemas de salud y a darles apoyo, cariño y calor, como un día hizo Kate con ella. Una bonita historia con final feliz.