PROTAGONISTAS

La curiosa boda de Lauren y Sean, dos novios muy sanos que acabaron casándose... ¡en la capilla de un hospital!

La madre de la novia enfermó repentinamente justo en el comienzo de su ceremonia nupcial y esta pareja acabó dándose el 'sí, quiero' en el centro hospitalario donde la atendieron

por Tu otro diario /


'No sin mi hija' fue el título de un best seller publicado en 1987 sobre una madre que huyó de Irán con su pequeña. 'No sin mi madre' podría ser el título de la historia protagonizada por Lauren y Sean, una pareja que sufrió un contratiempo importante el día de su boda, pero que supo salir airosa de ese trance.

Facebook

Los novios, en el hospital (Facebook).

Pamela, la madre de Lauren, la novia feliz, sufrió un ataque entrando en el Moreton Bay Boat Club, el lugar al que acudieron familiares y amigos convocados secretamente por los novios, que no les habían revelado que lo que iban a celebrar allí era su enlace matrimonial.

El ataque que le dio a Pamela tuvo lugar antes incluso de que le dieran la sorpresa, por lo que tuvo que ser trasladada al hospital Redcliffe para ser atendida, dejando en suspenso la boda planeada por los novios. Por suerte, el problema de salud no revistió mayor gravedad, pero allí estaban Lauren y Sean, vestidos de novios, elegantes, nerviosos y sanos, acompañando a Pamela en Urgencias.

Lauren y Sean demostraron que para casarse solo hace falta amor (Facebook).

Lauren y Sean demostraron que para casarse solo hace falta amor (Facebook).

Los médicos les comunicaron que la madre tendría que pasar el día en observación y la hija tenía muy claro que de ninguna manera celebraría su boda sin que Pamela estuviera presente, por lo que, con la ayuda de las enfermeras y del personal del centro, trazaron un 'plan B' que se cumplió a la perfección: se casaron en la capilla del hospital y su madre lo presenció todo desde su silla de ruedas, entre prueba y prueba.

"Contra viento y marea –o contra una visita a Urgencias- nos casamos. Tal vez no fue precisamente como lo habíamos planeado pero pocas cosas lo son. La primera boda en la capilla del Recliffe Hospital definitivamente resultó en fotos e historias memorables. Gracias a todos los que la celebraron con nosotros, esperaron 4 horas, vinieron al hospital y regresaron. Os queremos. Somos quienes somos gracias a vosotros”, escribió la feliz novia en Facebook, demostrando que cuando se trata de amor los detalles no importan.