El inesperado hallazgo de un fontanero hizo retroceder diez años en el tiempo a Nicole

Hace una década, como cualquier día, ella se quitó sus anillos, entre los que estaba el de su compromiso y boda, antes de darse una ducha y jamás los volvió a ver. Ahora, en unas obras para desatascar el alcantarillado han dado con él y le han devuelto un bello recuerdo de su pasado

por Tu otro diario /


Nicola Wade es una mujer de Salt Lake City, Utah (Estados Unidos), que acaba de recibir una sorpresa que ya no esperaba después de tantos años.

bodaanilllo

(Captura de pantalla de un vídeo de 10tv.com)

 

En 2007 perdió su alianza de boda en su casa de la infancia. De acuerdo con lo contado por su padre, Gary Beauchamp, a ABC News, al ir a darse una ducha se quitó los anillos que llevaba puestos y los dejó en el lavabo. "Estábamos con prisa y al llegar donde íbamos ella dijo 'no tengo los anillos'. Así que volvimos a casa", explicaba.

RELACIONADO: Jamie cree en los milagros tras recuperar el anillo que se le cayó al fondo de un lago

Pasaron varias horas buscándolos desesperadamente por todos los lugares pero no dieron con ellos. Comprendieron entonces que se habrían colado por el desagüe.

Nicole llevaba tan solo dos años casada y reconocía que se quedó muy molesta al perderlos. Algo más tarde, después de desmontar el lavabo, el padre fue capaz de recuperar la alianza de compromiso pero no la de la boda.

anillo

(Captura de pantalla de un vídeo de 10tv.com)

 

Transcurrieron los años y no supieron nada del objeto que tanto habían buscado hasta que hace pocos días el alcantarillado de la casa de Gary se atascó. Llamó a una empresa para que fuesen a arreglarlo.

Comenzaron a realizar los trabajos y uno de los jefes de las excavaciones, Troy Bronson, que lleva casi siete años en la empresa, se dio cuenta de que algo había caído al suelo mientras le mostraba a Gary un trozo de la línea que habían retirado. "Inmediatamente supe que era un anillo, pero mi equipo no me creyó al principio", decía. Empezaron todos a buscar por el suelo, incluso el padre, y lo encontraron.

Al tenerlo consigo enseguida llamó a Nicole. Lo hizo a través de la aplicación del móvil, Face Time, y le dijo que viera el anillo que le iba a mostrar y que le dijera qué pensaba. "Lo miré y rápidamente lo reconocí. No podía creerlo. Nunca pensé que fuera a verlo otra vez", explicaba muy contenta. Y añadía: "estoy muy agradecida a Bronson por ser honesto, por haberlo devuelto en lugar de venderlo. Es maravilloso".

Ahora, cuando han pasado diez años sin saber nada de ella, ha vuelto a tener su alianza de boda, hecha a medida por su tío que es joyero en Atlanta.

A buen seguro que Nicole tendrá mucho cuidado en el futuro al dejar sus anillos en algún lugar.