Ordenan la búsqueda de uno de los empresarios saudíes que invirtieron en Blanco antes de su quiebra

La Plataforma de Afectados por Blanco denunció en 2017 que los actuales dueños de la firma textil pretendían eludir sus responsabilidades tras el cierre de sus tiendas

por Europa Press /


La Audiencia Nacional ha ordenado la búsqueda del dueño del imperio textil Fawaz Abdulaziz Al Hokair, uno de los empresarios saudíes investigados por los presuntos delitos de estafa, insolvencia punible y alzamiento de bienes de la firma de moda Blanco. En concreto, el tribunal ha dado orden para encontrar y conocer su paradero para que declare en calidad de investigado tras la querella interpuesta por la Plataforma de Afectados por Blanco, según ha informado esta en un comunicado.

Blanco

La firma textil Blanco cerró sus 102 tiendas (EFE)

De esta forma, el caso da un paso más en su resolución tras el llamamiento del juez a hacer declarar al dueño del imperio textil, socio en Oriente Medio de marcas como Zara, Gap, Topshop, Mango, Cortefiel o Desigual. La querella presentada por la plataforma acusa de insolvencia punible, alzamiento de bienes y estafa a Nuno Ferreira, Gerry Waters y Simon Marshall, y a pesar de que en la querella inicial Fawaz no aparecía, el juez ha decidido que el magnate saudí debe presentarse en la Audiencia Nacional para tomarle declaración como investigado.

RELACIONADO: ¿Qué hay detrás de los saudíes que invirtieron en Blanco?

Por otro lado, el concurso de acreedores de la empresa Global Leiva, con la que operaba la marca Blanco, ha terminado con casi 800 empleos de la mano del administrador concursal Antonio Muñoz Perea, acusado de irregularidades por parte de los ex trabajadores de la firma, y que sigue sin finalizar debido al "tremendo atasco" que existe en el Mercantil de Toledo, según ha señalado la plataforma de afectados.

La plataforma denunció en su querella, presentada en enero de 2017, que los actuales dueños de la firma textil pretendían eludir sus responsabilidades en el cierre de 102 establecimientos y el despido de 850 trabajadores.

Según explicaron, el grupo saudí, dos meses antes de entrar en el concurso de acreedores, intentó desvincularse de Global Leiva mediante su "venta simulada" al fondo de inversión del Emirato de Dubai AC Modus, cuyo principal accionista es Fawaz Abdulaziz Al-Hokair, presidente y cofundador del grupo saudí.