Casi 1.000 empresas han trasladado su domicilio fiscal fuera de Cataluña desde el 1 de octubre

Las ventas declaradas por empresas domiciliadas en Cataluña caen tres puntos en la segunda quincena de octubre frente a la primera

por Europa Press /


Casi 1.000 son las empresas que figuraban con domicilio fiscal en Cataluña y que han trasladado su sede fiscal a otras comunidades autónomas desde el 1 de octubre -cuando se celebró la consulta ilegal- hasta los primeros días de noviembre, según datos de la Agencia Tributaria. De esta forma, del total de 2.471 empresas que, según datos del Colegio de Registradores, han trasladado su sede social fuera de Cataluña hasta el 13 de noviembre, casi un millar (al menos un 35% del total) han cambiado también a otra comunidad autónoma su domicilio fiscal.

Empresas catalanas

Cerca de 1.000 empresas han trasladado su domicilio fiscal de Cataluña a otras comunidades autónomas desde el 1 de octubre (Getty Images)

Como consecuencia del traslado de los domicilios fiscales de cerca de 1.000 empresas, derivado de la incertidumbre por el desafío independentista, la Agencia Tributaria ha detectado una caída en el peso que representa la facturación de las entidades incluidas en el Suministro Inmediato de Información del IVA (SII) con domicilio fiscal en Cataluña, con respecto al total nacional de empresas incluidas en el SII (territorio común IVA). En concreto, la participación de ventas declaradas por empresas domiciliadas en Cataluña ha caído casi tres puntos porcentuales en la segunda quincena de octubre frente a la primera, al pasar de un peso medio diario del 22,4% en la primera quincena, al 19,6% en la segunda quincena de octubre.

RELACIONADO: Más de 2.000 empresas han abandonado Cataluña desde el 2 de octubre

Este descenso se percibe especialmente en algunos sectores económicos, como es el caso del sector de energía, agua y construcción, con una caída cercana a 20 puntos, y del financiero y seguros, con un retroceso de 4 puntos en el período. No obstante, este declive en las ventas declaradas por empresas domiciliadas en Cataluña sirve como termómetro del cambio de sedes fiscales, pero no se puede extrapolar a una merma en ventas, clientes o actividad económica, ya que las compañías declaran sus ventas en el territorio donde disponen de su domicilio fiscal, con independencia de que se hayan aumentado las ventas o ganado clientes en uno u otro sitio.