Guapo, joven, multimillonario y... ¿soltero? Así es Gustav Witzøe, el hombre más rico de Noruega

El perfil de Instagram del tercer joven más rico del mundo revela una vida de lujo y diversión que no deja indiferente a sus más de 20.000 seguidores

por Tu otro diario /


Gustav Magnar Witzøe, de 24 años, sabe cómo aprovechar el tiempo. Tal y como muestra él mismo en su perfil de Instagram -con más de 20.000 seguidores-, acude a menudo a fiestas de lo más ‘chic’, a todo tipo de eventos y se le ha visto de vacaciones en Dubai y en Londres y disfrutando en yates de lujo, sobre una moto acuática y, como buen noruego, esquiando en invierno. 

Gustav Magnar Witzoe

Gustav Magnar Witzøe, de 24 años, es el hombre más rico de Noruega (@guswitzoe/Instagram)

Por supuesto, casi siempre acompañado de amigos, con los que se lo pasa en grande -y no duda de hacer gala de ello en las redes-. No se olvida de sus padres, con quienes también aparece en alguna que otra fiesta, e incluso le dedica, en una de las fotos publicadas en Instagram, unas preciosas palabras a su madre, de quien asegura sentirse “muy orgulloso”.

Gustav y su madre

Gustav y su madre, de quien asegura sentirse muy orgulloso (@guswitzoe/Instagram)

Su patrimonio personal está valorado en 1.372 millones de euros. La mayor parte de este capital proviene del 47% de acciones en la empresa familiar que su padre le donó en 2013. La compañía, SalMar, es una de las mayores productoras de salmón del mundo y cotiza en la Bolsa de Oslo desde 2007.

RELACIONADO: Más noticias sobre millonarios

En cuanto a si tiene o no pareja, sigue siendo presentado como uno de los ‘solteros de oro’ más ricos del mundo, pero ha publicado fotos junto a una joven llamada Vera. Aunque no son muchas las imágenes en las que se les ve juntos, la clave podría estar en Aro, un perrito de dos años que aparece en los perfiles de ambos, tanto en casa como de vacaciones.

En cualquier caso, Gustav Magnar Witzøe tiene los intereses propios de cualquier joven de su edad; sabe también, sin embargo, pensar en su futuro y en el de su país. Así, con el espíritu emprendedor heredado de su padre, no duda en invertir en start ups de amigos y conciudadanos siempre, eso sí, que tengan potencial. No cabe duda de que Gustav es, en todos los sentidos, un chico brillante.