El recibo de la luz en agosto se sitúa como el cuarto más caro de la historia

Ha subido un 12,4 en este último mes

por Europa Press /


El recibo de la luz del usuario medio con la tarifa semirregulada PVPC -precio voluntario para el pequeño consumidor- se situó en 80,73 euros en agosto, casi 9 euros (un 12,4%) por encima de los 71,82 euros de agosto de 2017. De este modo, el mes de agosto finalizó con el recibo de la luz más caro desde enero de 2017 y se convierte así en la cuarta factura más alta de la historia, según los datos de Facua.

Electricidad

En la imagen, el tendido eléctrico (Getty Images)

La factura de la luz más cara a nivel histórico fue la del primer trimestre de 2012, cuando se situó en 88,66 euros para el usuario medio tras la corrección de la tarifa fijada por el Gobierno por una sentencia del Tribunal Supremo. Tras ella, los 87,81 euros de enero de 2017 y en tercer lugar los 81,18 euros de julio de 2015.

RELACIONADO: El recibo de la luz se dispara casi un 8 por ciento en mayo, su mayor subida en lo que va de 2018

La subida mensual de agosto ha sido del 3%, lo que supone que el recibo del usuario medio será 2,34 euros más caro que el de julio.  En cuanto al precio de la energía consumida, el kWh se ha situado en agosto en una media de 16,81 céntimos (impuestos incluidos), un 3,9% por encima de los 16,18 céntimos de julio. A nivel interanual, la subida ha sido del 16,9%, ya que el kWh estaba en 14,4 céntimos en agosto de 2017. Facua reclama al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que intervenga las tarifas del sector eléctrico "para acabar con la especulación y las injustificadamente altas tarifas eléctricas que sufren los usuarios en España".

A finales de 2016, Facua promovió un manifiesto junto a más de una veintena de organizaciones de la sociedad civil para reivindicar seis medidas en materia de política eléctrica. Una de ellas es la aprobación de una tarifa asequible, regulada por el Gobierno, a la que puedan acogerse todos los consumidores domésticos en su primera residencia. La aprobación de una auténtica tarifa social para los usuarios con menos poder adquisitivo y sufragada por las eléctricas es otra de las reclamaciones de las organizaciones ciudadanas.