La confianza del consumidor cae casi cuatro puntos en agosto por la situación actual

Se ha situado en 102,4 puntos, 3,7 unidades por debajo de lo que se anotaba en julio

por Agencias /


La confianza del consumidor bajó en agosto por la peor valoración de la situación actual, en especial, aunque también por las expectativas, de acuerdo con los datos publicados este lunes por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). El Indicador de Confianza del Consumidor (ICC) se situó en agosto en 102,4 puntos -cuando 100 puntos marca el umbral entre una percepción positiva y negativa-, 3,7 unidades por debajo de lo que anotaba en julio.

Bolsas

La confianza del consumidor bajó en agosto por la peor valoración de la situación actual (EFE)

Con respecto a agosto del pasado año, la confianza del consumidor perdió 6,4 puntos, lastrado tanto por la peor valoración de la situación actual como de las expectativas. De este modo, la confianza de los consumidores ha vuelto a superar en agosto los 100 puntos por tercer mes consecutivo, tras llevar cuatro meses por debajo de esta cifra (febrero, marzo, abril y mayo).

RELACIONADO: Descubre cuál es el perfil del consumidor 'online' en España

Así, la percepción de los consumidores se considera positiva, ya que cuando está por debajo de los 100 puntos se entiende como negativa. Dentro de los dos indicadores que componen el índice de la confianza del consumidor, el de situación actual registró un descenso de 2,4 puntos, hasta 99,3 puntos, mientras que el indicador de expectativas cayó 4,9 puntos en agosto, hasta los 105,6 puntos.

RELACIONADO: Más noticias sobre consumo en 'Tu Otro Diario'

El retroceso de las expectativas de los ciudadanos es resultado de un descenso de 6,3 puntos en la valoración sobre la evolución futura de la economía y de la caída de 7,1 puntos de las expectativas sobre el empleo y de 1,2 puntos en la valoración sobre la situación futura de los hogares. Por su parte, el indicador de situación actual cayó 2,4 puntos en el octavo mes del año, situándose en 99,3 puntos, como consecuencia del comportamiento negativo de sus tres componentes.

Así, según el CIS, la valoración de la evolución general de la economía retrocedió 1,2 puntos, mientras que la evolución del mercado de trabajo experimentó una caída de 3,6 puntos en su valoración. También registró un descenso negativo la situación de los hogares, que cayó 2,5 puntos. Comparando los datos de agosto de este año con los del mismo mes de 2017, la confianza del consumidor pierde 6,4 puntos, tras caer el índice de la valoración de la situación actual 6,1 puntos y 6,6 puntos el de las expectativas.