Cinco claves (y un truco) para ahorrar en el seguro de salud de cualquier compañía

Las listas de espera hicieron que, en 2016, creciera en 3 millones el número de clientes de la sanidad privada respecto a 2013

por Tu otro diario /


1. ¡ATENTO A LAS OFERTAS!

Algunas aseguradoras lanzan, de vez en cuando, precios estrella para captar clientes. Nunca se sabe cuándo van a salir las ofertas; todo depende de si las cifras van cuadrando a las empresas. Al finalizar el primer trimestre del año y presentar resultados, puede ser el momento idóneo si no han conseguido un determinado número de asegurados. Si te das de alta con una de estos descuentos, te saldrá redondo.

Seguros médicos
El número de clientes de la sanidad privada se ha incrementado en 3 millones en los últimos tres años (GTRES)

2. LA ASISTENCIA BÁSICA, UNA MUY BUENA OPCIÓN

Todo depende de tus necesidades personales, pero algunas compañías ofrecen la asistencia básica por unos 20 euros al mes y la cobertura es mucho más amplia de lo que cabría imaginar: medicina general, urgencias, especialistas, rehabilitación y pruebas, como radiografías o endoscopias. Lo que no cubre es el ingreso hospitalario, pero hay quien, aun disfrutando de la asistencia más amplia, opta por la hospitalización en la sanidad pública, así que es una elección nada descabellada.

3. AGRUPA SEGUROS

Da igual qué compañía tengas, pero si te da la posibilidad de hacerlo, deberías agrupar el de salud con el seguro del coche, del hogar o cualquier otro; la rebaja se aplicará a todas las pólizas.

RELACIONADO: Seis trucos infalibles para ahorrar en el seguro de tu coche

4. REVISA LAS COBERTURAS ADICIONALES

¿Necesitas el servicio de odontología? ¿Y el de asistencia en el extranjero? Si no vas mucho al dentista ni viajas demasiado, te compensará más pagar por las ocasiones aisladas en las que necesites estas coberturas. El precio de tu póliza bajará notablemente.

5. ACUDE A LOS COMPARADORES DE SEGUROS

Cada vez hay más páginas web que se encargan de comparar todo tipo de servicios, y los seguros no podían ser menos. Elige la que más te convenga y comprueba cuánto tendrías que pagar por las mismas coberturas en las distintas aseguradoras.

EL TRUCO: DEDUCCIÓN FISCAL

Podrás deducirte el IRPF de tu póliza, de la de tu cónyuge y de la de tus hijos menores de 25. Por desgracia, solo lo podrás acogerte a esta posibilidad si eres autónomo, pero será un descuento añadido a lo conseguido con las cinco claves anteriores. Echa cálculos; a final de mes lo agradecerás. Y mucho.