Mónica tuvo que llevarse a sus hijos a un examen final y la reacción de su profesor fue ejemplar

La canguro falló en el último momento y no tuvo más remedio que llevarlos a la universidad. Nunca olvidará lo que hizo su profesor cuando empezaron a armar jaleo.

por Tu otro diario /


Mónica Romero tiene 28 años y estudia en la Universidad de Louisville, en Kentucky (EEUU). Es madre soltera de dos hijos, Markus y Mikayla.

El día del examen final de Historia Militar, la canguro que iba a quedarse con los dos pequeños la llamó en el último momento para decirle que no podría cuidarles, por lo que no tuvo más remedio que llevárselos con ella a la universidad.

El profesor se puso a jugar con los niños (Victoria Henry/Facebook).

No entraron en el aula, los dejó en la puerta, pero en medio del silencio reinante, las voces de los pequeños y su algarabía mientras jugaban amenazaban con arruinar la concentración de los estudiantes... y de su propia madre, muy nerviosa por la inusual situación que estaban viviendo todos.

Para ella es muy importante licenciarse en la universidad, porque así podrá convertirse en una oficial del Ejército, que es lo que más desea porque es su profesión.

La presión era enorme. Hasta que el profesor decidió tomar cartas en el asunto. Pero lejos de reprender a los niños o de afearle a su madre la decisión de haberlos llevado con ella a la universidad, salió de la clase donde se celebraba el examen y se puso a entretener a los pequeños para que su madre y todos sus compañeros completasen la prueba traquilamente.

Este hombre, que podría fácilmente ganarse el título de 'profesor del año', se llama Daniel Krebs, y una compañera de la madre, Victoria Henry, captó el momento y lo subió a redes sociales, donde ha sido muy compartido y muchas personas han elogiado el comportamiento del docente.

La madre contó a la web estadounidense Buzzfeed que el pasado verano se trasladó desde Corea del Sur, donde había servico al Ejército, hasta Kentucky y que su sueño era convertirse en oficial, para lo que tenía que completar su título universitario.

"Sentí mucha ansiedad porque conozco a mis hijos y sabía que no iban a quedarse tranquilos", ha manifestado la madre, que ha contado que en un momento dado uno de sus hijos llamó su atención y el profesor intervino y le dijo: "Ve a hacer el examen, yo me encargo de esto".

Después del gesto, han sido muchos los comentarios elogiosos hacia el profesor, que según ella "es un gran maestro y el suyo fue un verdadero acto de bondad".

Últimos comentarios

Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema

Para poder comentar necesita ser usuario registrado de hola.com

Regístrate para comentar