La marea de plásticos que contamina los océanos se cuela en la sal de mesa