El Constitucional suspende la ley catalana de ruptura y la Fiscalía ordena a las fuerzas de seguridad que impidan el referéndum