Más de 3,5 millones de niños refugiados no recibieron educación el año pasado