Un granadino de 57 años, la primera víctima reconocida del doble atentado