El triunfo en Eurovisión se convierte en un ‘regalo envenenado’ para Portugal