España ocupa el octavo puesto en un ránking mundial en atención sanitaria