El presunto autor del atentado de París llevaba un fusil, cuchillos y un Corán en su coche