El Estado Islámico reivindica el ataque en Francia y los expertos dudan de esa atribución