La peor noche de Ignacio González: en un calabozo de seis metros cuadrados y videovigilado