Giro inesperado en el caso del crimen del pequeño Grégory que tiene en vilo a Francia desde hace más de 30 años

Tras décadas de infructuosas investigaciones para hallar al responsable de la muerte del niño, la Policía francesa ha detenido ahora a unos familiares

por Tu otro diario /


Francia entera contiene la respiración ante la posible resolución de un caso que ha obsesionado al país en los últimos 32 años: el asesinato de Grégory. El pequeño, con tan solo cuatro años, apareció muerto el 16 de octubre de 1984 con las manos y los pies atados ahogado en el río Vologne, en el departamento de Vosgos al noreste del país.

Getty

El pequeño Grégory fue hallado atado de pies y manos en el río Vologne. (Getty Images)

Su cuerpo apareció pocas horas después de haber desaparecido de su domicilio familiar y destapó una tormenta de celos, envidias y enraizados odios familiares cuyos últimos capítulos podrían estar viviéndose estos días: hace unos días los tíos abuelos del pequeño, Marcel y Jacqueline Jacob, han sido detenidos por el “secuestro seguido de muerte” de Grégory. Pruebas grafológicas y la inexistencia de una coartada convincente para la tarde en la que murió Grégory los han puesto en el ojo del huracán para los investigadores. Un nuevo giro inesperado en un caso que ha vivido varios sobresaltos y que está plagado de interrogantes

Los investigadores siguieron la pista familiar desde el primer momento. Los padres de Grégory, Jean-Marie y Christine Villemin, recibieron anónimos amenazantes antes y después de la cruenta muerte de su hijo pequeño. 

¿Por qué tanta hostilidad? Según se supo entonces y ha contado la prensa francesa con detalle el ascenso del padre como capataz de una fábrica no fue bien recibido por su entorno, que envidiaba su éxito. De hecho fue una de estas llamadas misteriosas la que indicó que el pequeño había sido asesinado y arrojado al río la misma tarde de su desaparición. Al día siguiente una carta reivindicaba el crimen de manera más cruel: “Espero que te mueras de pena, jefe. Tu dinero no podrá devolverte a tu hijo. Esta es mi venganza, pobre imbécil”. 

Getty

Durante años se han recopilado pruebas sin éxitos significativos hasta el momento. (Getty Images)

Entre los primeros sospechosos y detenidos por el suceso estuvo un primo de la familia, Bernard Laroche, que no podía soportar la fortuna de su pariente. La policía terminó por liberarlo al no encontrar pruebas determinantes y caerse uno de los testimonios que le habían llevado a la cárcel. Poco podrá aportar Laroche en este nuevo episodio de la investigación: Jean-Marie lo mató con un fusil de caza creyéndole responsable de la muerte de hijo. Cumplió cuatro años de cárcel por ello. 

Getty Images

Bernard Laroche, primo de Jean-Marie, fue uno de los principales sospechosos. (Getty Images)

Pero no ha sido el único drama añadido en este particular folletín en el que se ha convertido el caso Grégory: la propia madre del pequeño, Christine Villemin, tuvo que defenderse de las sospechas que pesaban sobre ella. Se la acusaba de haber sido ella misma ‘el cuervo’, el sobrenombre que la prensa francesa puso al autor de los anónimos y las llamadas amenazantes. Christine Villemin mantuvo una larga batalla judicial desde que fue imputada en el 85 hasta que quedó exonerada de toda responsabilidad en 1993. 

RELACIONADO: El trágico asesinato de una fmailia entera que ha conmocionado a Francia este mes de marzo

A pesar del calvario vivido y los años transcurridos los padres nunca han renunciado a conocer la verdad sobre lo que pasó. De hecho, en el año 2000 lograron que se reabriera el caso al solicitar que, aprovechando los avances científicos, se realizase una prueba de ADN: se trataba de descubrir al ‘cuervo’ a partir de los restos de saliva de un sello. Por desgracia, las pruebas no dieron resultados significativos. 

Getty Images

Jean Marie y Christine Villemin en una fotografía de archivo de 1989. (Getty Images)

Durante mucho tiempo acusados de haber hablado demasiado con la prensa, Jean-Marie y Christine Villemin ya no hacen declaraciones más que por boca su abogada. Ésta, tras conocer las nuevas detenciones dijo a France Info: “Yo diría que en parte está aliviados, felices y satisfechos por el enorme trabajo realizado. Por otro lado, están en un estado de sufrimiento moral porque de nuevo se habla del asesinato de su desgraciado hijo Grégory. Para un padre y una madre es terrible”. 

Aún tendrán que espera para terminar de conocer lo que pasó. Las autoridades seguirán haciendo interrogatorios durante esta semana. 

 

Últimos comentarios

Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema

Para poder comentar necesita ser usuario registrado de hola.com

Regístrate para comentar