La Lista Roja del patrimonio libio nace para evitar su saqueo y venta ilegal

El valioso patrimonio libio, amenazado por el saqueo y por el comercio ilícito destinado principalmente a países occidentales, cuenta desde hoy con la protección de una Lista Roja Urgente creada por el Consejo Internacional de Museos (ICOM) para facilitar su identificación e interceptación.

por Tu otro diario /


Presentada en el Instituto del Mundo Árabe de París, la Lista Roja de Urgencia de los Bienes Culturales Libios en Peligro, consultable en la web, puede ser una herramienta clave para aduanas, casas de subastas, Interpol e instituciones en lucha contra la fascinación que ejercen dichas obras entre ciertos coleccionistas.

"Si no hubiera demanda, no habría oferta", subraya la responsable del proyecto y directora de programas y colaboraciones del ICOM, France Desmarais, antes de recordar que "la primavera árabe fue una tragedia para el patrimonio de los países que la vivieron".

En Libia, la inestabilidad desde la caída del régimen de Gadafi (2011), con dos Gobiernos reclamando ahora el poder y el Estado Islámico en varios puntos del país, hace que su valioso y diverso patrimonio corra grave riesgo, también mediante falsificaciones de su origen, con piezas que incluso pueden ser adquiridas de buena fe.

Para intentar evitarlo, el ICOM ilustra con cuarenta fotos los diferentes tipos de bienes culturales amenazados en Libia, reunidos en 6 categorías: esculturas y bajorrelieves, estatuaria, elementos arquitectónicos, recipientes, accesorios e instrumentos y monedas.

No es una lista exhaustiva ni de bienes robados, pues muchos no están siquiera inventariados, pero resume el conjunto de tesoros depositados por civilizaciones como la helenística, la romana o la islámica, en este país que cuenta con cinco sitios en el Patrimonio Mundial: Leptis Magna, Sabratha, Cirene, Tadrart Acacus y Ghadames.

Una lista así, resalta Desmarais, "es un instrumento muy útil y puede dar resultados, pero desde luego requiere que "las administraciones den consignas claras", que haya "una voluntad política decidida de controlar aduanas y mercados ilícitos".

"Sin embargo, la voluntad política es variable y puede flaquear, aunque la situación actual en algunos países del mundo árabe la estimula", añade la también responsable del Observatorio Internacional del Tráfico Ilícito de Bienes Culturales del ICOM.

Desde 2000, esta organización presente en 137 países ha elaborado 14 listas similares, sobre Latinoamérica, América Central y México, África, Afganistán, Perú, Colombia, Egipto, Siria o Irak, y prepara otras tres, centradas en Yemen, África Occidental y el Sudeste europeo.

Gracias a ellas y también a la nueva plataforma de cooperación interdisciplinar del Observatorio, estrenada en 2012, "esperamos que los Estados den directivas muy claras y se doten de leyes concretas que incluyan el contenido de las convenciones internacionales", todavía sin ratificar por muchos países, explica.

Por ejemplo, lamenta Desmarais, el convenio Unidroit sobre los Bienes Culturales Robados o Ilícitamente Exportados, que desde 1995 refuerza las disposiciones de instrumentos previos, en especial la Convención de la Unesco de 1970 y de La Haya (1954) "no ha sido ratificado aún por ningún país del mercado".

La experta se refiere a países como "Estados Unidos, Francia, Alemania, Bélgica y Suiza", lo que "refleja la importancia de los grupo de cabildeo que trafican con esos bienes".

"España es un país donde interviene menos el mercado", aunque esto depende del período y la procedencia, de ahí que el nuevo documento hable solo inglés, francés y árabe, y en enero alemán, pues los idiomas dependen del país de origen y destino de las obras.

El trabajo sobre Libia fue realizado en un año por una docena de expertos europeos, nativos y estadounidenses, coordinados por el profesor de la Universidad de Poitiers, Vincent Michel, director de la misión arqueológica francesa en la Antigua Libia y uno de las personalidades que intervino en el acto de presentación.

patrimonio

Tomaron igualmente la palabra el presidente del Instituto y exministro francés de Cultura, Jack Lang, y los máximos responsables del ICOM, así como representantes de Libia, la Unión Europea, la Unesco y de Estados Unidos, país que financió la lista "consecuentemente", precisó Desmarais sin revelar el monto.

 

Últimos comentarios

Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema

Para poder comentar necesita ser usuario registrado de hola.com

Regístrate para comentar