Deporte

Amaya Valdemoro: 'Haber ganado el Eurobasket es un sueño hecho realidad'

Amaya Valdemoro

- "Lo más emocionante fue cuando sonó el himno"

 

 

- "Siga o no siga jugando, la federación ya me ha dicho que cuentan conmigo"

 

 

Una semana después de haberse colgado la medalla de oro del Eurobasket femenino, Amaya Valdemoro sigue saboreando el triunfo. Una victoria que supone el mejor colofón a su brillante carrera en la selección española.

 

La carismática capitana, la mejor jugadora de la historia del baloncesto en España, atiende nuestra llamada desde la localidad murciana de Águilas donde participa en un campus con 120 niños.

 

Está feliz, haciendo lo que más le gusta y compartiendo lo que sabe. A vuelta de la esquina las vacaciones en su adorada Ibiza, donde podrá estar con los suyos, descansar y reflexionar sobre su futuro.

 

A punto de cumplir 37 años, Amaya está pendiente de tomar la decisión más difícil: continuar jugando o iniciar una nueva etapa fuera de la pista, algo que resulta casi inimaginable para una mujer que debutó en la División de Honor con 16 años y que ha jugado 258 veces con la selección, un récord absoluto que la sitúa en el olimpo del deporte en nuestro país.

 

 

- Ahora que ya han pasado unos días desde la victoria en el Eurobasket, ¿con qué recuerdo te quedas de la final?

Lo más emocionante para mí fue cuando sonó el himno de España, en esos instantes me acordé de toda la gente importante en mi vida. Como te explicaba han sido muchos años en la selección y se acumulan muchos recuerdos. Fue una final preciosa.

 



-¿Qué ha supuesto para tu carrera este campeonato?

Para mí este campeonato era muy especial. Ten en cuenta que debuté con 17 y voy a cumplir 37, me he formado como deportista y como persona en la selección. Si me hubieseis seguido con una camarita durante toda la competición habríais visto que lo estaba viviendo con más nervios e ilusión que cuando me llamaron la primera vez.

 

Independientemente del resultado haber participado en el Eurobasket ya era increíble y para rematar ¡va y ganamos el oro! Es como un sueño hecho realidad, y tengo claro que los sueños están para intentar conseguirlos pero también que cuesta muchísimo hacerlo. 

 

 



-Un estupendo final en tu carrera con la selección…

Soy una privilegiada de la vida, no podría pedir más. Es el mejor colofón: cerrar con un oro ¡uf! Yo lo imaginaba pero pensaba que era muy difícil y, al final, lo hemos conseguido...¡y con nota! Además ha sido un triunfo dentro y fuera de la pista porque todo el mundo nos ha apoyado muchísimo.

 

Yo especialmente con todo lo del récord he sentido mucho calor y cariño por parte de gente, sientes que te quieren y eso es muy bonito, es un reconocimiento extradeportivo precioso y es un privilegio poder vivirlo. Creo que no volveré a tener una sensación parecida.

 

 



- ¿Supongo que en ese momento te acordarías especialmente de tu madre?   

Desde luego. Mi madre sabía lo que suponía para mí el baloncesto, por eso antes de morir me dijo que cada vez que metiese una canasta me acordara de ella. Su muerte me marcó mucho porque yo era muy joven y en ese momento viví una situación muy dura, pero tengo la suerte de tener una familia superunida: mis tíos y primos que son increíbles; mi padre que es  fenomenal -me apoya en todos los campeonatos-; mi hermana mayor que me ayuda en todo y mis dos sobrinas que son importantísimas en mi vida.

 

 



- ¿ Tus sobrinas han podido disfrutar también del triunfo?

La más pequeña no, porque solo tiene ocho meses pero la mayor, que tiene dos años y nueve meses, ya se va enterando más. Ahora la tengo vestida todos los días con una equipación de España y se pasa todo el día diciendo “baloncesto“ y “canasta“. Es muy, muy graciosa...Coge una manzana y se pone a tirarla como si fuera un balón. Se llama Amaya como mi madre y como yo. ¡Ojala siga mis pasos!

 

 

- No os clasificasteis para los Juegos del Londres y  en la siguiente cita, el Eurobasket quedáis campeonas. ¿Creías que el cambio iba a ser tan radical?

El preeuropeo nos contó muchísimo pero nos clasificamos. Lo que hicimos fue volver a nuestros orígenes e ir jugando partido a partido, sin pensar más allá, sin obsesionarnos con cuál debería ser nuestro puesto.

 

 

-Este triunfo ha dado a la selección femenina de baloncesto una visibilidad que antes no tenía, ¿cómo lo valoras?

Es evidente que el deporte femenino no destaca tanto en los medios de comunicación como el masculino, la mujer para aparecer tiene que ganar. En este caso estoy muy contenta porque durante todo el campeonato hemos tenido mucha repercusión, que es básico para fomentarlo. Además creo es muy importante para la mujer, para que se vea que hay muchas triunfadoras. Para la gente joven es fundamental tener un modelo a imitar, un referente…

 

En este sentido, quiero destacar también el trabajo de José Luis Saéz -presidente de la Federación Española de Baloncesto-, es inmejorable lo que está haciendo en apoyo del baloncesto femenino, tanto en la parte deportiva como en la tarea de difusión.

 

 



 - ¿Ya has decidido si vas a seguir jugando o finalmente te retiras?

Todavía lo estoy pensando. De momento estoy tranquila, quiero descansar porque llevo dos años forzando la máquina y este mes lo quiero tener para mí. Ha sido una temporada de muchas emociones…Siga o no siga jugando, la federación ya me ha dicho que cuentan conmigo, lo que habría que ver es la manera en la que encajo dentro.

 

 

- ¿Entrenar sería una de las opciones que te planteas?

Me gusta entrenar, pero en mi opinión para ser entrenador necesitas tener un tiempo de reciclaje. No puedes ser jugador y ponerte a entrenar tan seguido, sobre todo, si eres una persona tan competitiva como es mi caso. Creo que el primer paso será asumir que ya no soy jugadora, necesitaré un tiempo para acostumbrar mi cuerpo y mi mente a esa nueva situación.

  

 

- Una parte casi inevitable en la vida de cualquier deportista son las lesiones y tú sufriste una muy grave en 2011– la rotura de las dos muñecas- que casi te aparta de la competición.

Fue muy duro, me quedaron secuelas importantes...Soy una persona muy independiente y estuve dos meses dependiendo de mi familia totalmente y de mis amigos, no podía hacer nada sola. Eso es duro de llevar.

 

Pero no quería dejar el baloncesto de una manera tan triste, porque una lesión me pudiese. Hice muchísima rehabilitación, me recuperé en un tiempo récord... Quizás fue por cabezonería, el baloncesto me ha dado muchísimo y he llegado donde he llegado por lo mucho que me gusta jugar.

 

 



- Y ahora como te encuentras físicamente

No puedo hacer el mismo ejercicio físico que hacía antes y tengo muchos dolores, pero creo que el tema psicológico es muy importante y si la cabeza quiere, el cuerpo hace virguerías para que estés donde quieres estar. Además aunque no tire igual que antes puedo aportar muchísimas más cosas en la pista.

 

El deporte te da unos valores muy importantes: constancia, trabajo y sacrificio, y eso es lo que hice. Solo con talento no vas a conseguir nada, hay que trabajar y hay que echarle horas, horas y horas. En esta vida nadie te regala nada, en ningún aspecto ni en el laboral, ni el deportivo. Todo hay que cuidarlo: la amistad, la pareja,...

 

 

-Has jugado en muchas ligas extranjeras. Una experiencia que te ha curtido, a nivel personal y profesional.

Aprendes muchísimas cosas, pero es muy duro, muy duro, porque sentía que no tenía una estabilidad personal. Mi estabilidad era el trabajo y al final una persona necesita saber donde ubicarse, emocional y sentimentalmente y ese equilibrio es muy difícil tenerlo si vas con la maleta a cuestas. Pero ha sido una universidad para mí, la vida también es una universidad.

 

Recuerdo por ejemplo cuando viví en Rusia lo mucho que costó adaptarme. Cuando llegué a Samara, fue el invierno más frió en muchos años. Yo decía:  “Me voy a morir”. Llegué a estar a -45º, era increíble, salías a la calle y se te congelaban las pestañas, no podías dejar el agua abierta porque las cañerías podían explotar....

 

 

- Después de haber recorrido medio mundo jugando, ¿crees que está más valorado el baloncesto en otros países?

Sí, mucho más. A nivel mediático, por ejemplo hay muchas chicas que son muy conocidas, hacen campañas de cosméticos, son imagen de alguna marca de ropa...Aquí eso es impensable.

 

 

 -¿Cómo ves el futuro del baloncesto femenino español?

Hay unas niñas con un talento y una clase tremendas jugando  ¡en las categorías inferiores. España está arrasando en los europeos. Creo que tienen un gen ganador, no tienen miedo a la competición, lo llevan dentro y eso es fundamental en el deporte.

  

 

- Estás en Águilas en un campus de baloncesto, ¿cómo te han recibido los chavales?

Se trata de un campus que hacemos todos los años chicos y chicas de 7 a 18 años, cualquiera puede acudir. Además en las mismas fechas vienen chicas profesionales pero jovencitas a un curso de tecnificación.

 

Como convivo con ellos, al principio los niños me miran y se ríen, no dice nada, pero cuando se sueltan es la marabunta. No me dejan sola. Esta año ya hay alguno que han empezado a decirme cosas. Es una experiencia muy bonita.

 

 

 

Añadir comentario

Para enviar el comentario introduzca el texto de la imagen:



  • Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema
  • Por favor, céntrate en el tema
  • Por favor intenta escribir sin faltas de ortografía, antes de publicar un mensaje lo corregimos, si no tienes falta es más posible que se publique
  • Escribir todo el mensaje en mayúsculas se interpreta como gritar, no publicamos mensajes escritos completamente en mayúsculas