Economía » Emprendedoras

La empresaria Adela Penedo lanza una línea de bañadores para 'mujeres reales'

Adela Penedo

-"Tienen un forro reductor y una base de corsetería que hace que sienten bien a todo tipo de mujeres"

 

-"Fabricar en España era algo que tuvimos claro desde el principio"

 

Inquieta y optimista, Adela Penedo es una emprendedora capaz de reinventarse cada siete años. Una mujer que disfruta con los retos por muy diferentes y complicados que estos sean.

 

Economista de profesión, en su variado curriculum camben todos los sectores y todas las especialidades. Gerente durante varios años de dos restaurantes en la capital: T'ameró y el mítico Piu de Prima, antes ocupó el cargo de directora de relaciones institucionales en la empresa de gestión de residuos CESPA.

 

En 2009, tras desvincularse del mundo de la hostelería,  pasó a dirigir la Clínica Planas de Madrid, un puesto en el que permaneció hasta el año pasado cuando junto a una amiga de la infancia decidió crear la firma de bañadores A&V.

 

 

-¿Cómo se gestó la firma de trajes de baño A&V?

En realidad la marca la creé en el año 92 con mi amiga Viki Orgaz. En aquel momento además teníamos una línea de complementos, pantalones, shorts, bailarinas...Exponíamos en las ferias de Madrid, París y Londres y vendíamos, como suele ser habitual, en tiendas pero llegó un momento en el que dejaron de pagarnos, así que en el 97 acordamos dar por cerrada esa aventura.

 

-Y veinte años después retomáis el negocio...

Sí, con mi socia de entonces volvimos retomar el proyecto porque nos dimos cuenta que había una laguna en el tema de los trajes de baño. Como teníamos ya experiencia en el sector decidimos embarcarnos de nuevo en el negocio, eso sí, aprendiendo de los errores del pasado, apostamos por la venta directa.

 

- ¿Por qué son diferentes vuestros trajes de baño?

Porque están hechos para mujeres reales. Son bañadores de una sola pieza, que tienen forro reductor y una base de corsetería, algo que es fundamental porque no se trata de que queden bien solo en el probador, luego hay que salir con ellos, caminar...La idea es que mujeres de todas las tallas se sientan guapas. Son bañadores que no están hechos para las modelos pluscuamperfectas que vemos en las revistas.

 

- ¿Una especie de bañadores milagrosos?

Nuestro objetivo es que las mujeres puedan sentirse cómodas, que el traje de baño les quite tripa si la tienen, les realce el pecho si lo necesitan, se lo disimule si tienen mucho o les esconda la chicha de detrás. En definitiva, que estén a gusto. Han venido, por ejemplo, muchas mujeres con mastectomía que se van muy contentas.

 

Estamos teniendo mucha aceptación porque se trata de un producto de máxima calidad a un precio de venta increíble, 75 euros. Así que se los llevan de dos en dos, solo en 20 días he vendido más de 500 bañadores.

 

 -Se trata de una prenda de producción totalmente española...

Sí, fabricar en España era algo que tuvimos claro desde el principio. Preferíamos acortar nuestro margen de beneficio antes que salir a producir fuera. Tuvimos ofertas para hacerlo más barato en países como Portugal, Túnez o China pero nuestra apuesta era hacerlo aquí y...¡no creas!, nos costó porque en España ya prácticamente no quedan fábricas.

 

Después de mucho buscar encontramos una en Crevillente que estaba pasando por problemas económicos graves...y ahí nos lanzamos. El resultado no puede ser mejor.

 

¿Tenéis pensado exportar?

Ya hemos recibido una oferta de Rusia y otra propuesta de Kuwait para fabricar una línea de trajes de baño para las mujeres árabes. Lo que vamos a hacer es reformar un patrón y añadir una especie de faldita que se adapte a sus necesidades.

 

-Habéis optado por la venta directa en una pop up store (tiendas temporales que se montan en un local alquilado)

Como te comentaba antes, nuestra experiencia de venta en tiendas no había sido muy buena, por eso optamos por hacerlo directamente. Además, la producción había llegado muy tarde, en junio -por los problemas que explicaba a la hora de encontrar fábrica- así que necesitábamos encontrar un punto de venta rápidamente y decidimos alquilar un bajo en Madrid.

 

El local está situado en la calle Ayala 4 y estaremos allí hasta el 26 de julio. Lo hemos llamado La maleta de Lola porque por encima de todo reivindicamos la marca España.

  

-La maleta de Lola se moverá por otras ciudades

De momento yo me estoy desplazando directamente a vender los bañadores a otras ciudades como Valencia, Sevilla, Alicante o Bilbao. También se pueden comprar a través de internet poniéndose en contacto con nosotras en la dirección de correo adelayviki@adelayviki.es.

  

En lo que se refiere a La maleta de Lola es un concepto más amplio que hemos creado junto con la empresaria del calzado, Susana Deleito, y su particularidad es que todo lo que ofrecemos es producto español. Nuestra idea es movernos por todo el país ofreciendo artículos muy variados. De hecho ya tenemos concretada una apertura en octubre con artículos para hombre, decoración…De ahí daremos el salto a París y Nueva York, donde ya nos han ofrecido locales para instalarnos.

 

-¿Cómo ve el mundo de la pequeña empresa en la actualidad en relación a hace 20 años cuando montó su primer negocio?

Hace unos años para montar cualquier negocio lo primero que hacías era pedir una línea de crédito y alquilarte una oficina impresionante en el mejor local, con una inversión en decoración increíble, con los mejores ordenadores…Ahora no es así, la mayoría de la gente está trabajando desde su casa, con una filosofía mucho más real sobre lo que son los negocios, sin intentar dar el pelotazo el primer día.

 

Además tienes que trabajar tres veces más para ganar tres veces menos, la situación es realmente muy complicada. Esta fue una de las razones por las que quisimos producir en España, me siento muy solidarizada con lo que está ocurriendo. Creo que si todos aportamos nuestro granito de arena podemos salir adelante.  

  

-A lo largo de su carrera ha trabajado en sectores muy diferentes, ¿le gustan los cambios?

Soy una persona muy inquieta: me tiene que apasionar lo que hago. Tengo claro que para que el trabajo salga bien ese trabajo te tiene que gustar mucho, por eso cuando ha llegado el momento en el que me vencía la rutina o en el que me faltaba ilusión, entonces he cambiado. Además, por encima de todo me atraen los retos, superarme a mí misma, las cosas fáciles me aburren.



 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Añadir comentario

Para enviar el comentario introduzca el texto de la imagen:



  • Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema
  • Por favor, céntrate en el tema
  • Por favor intenta escribir sin faltas de ortografía, antes de publicar un mensaje lo corregimos, si no tienes falta es más posible que se publique
  • Escribir todo el mensaje en mayúsculas se interpreta como gritar, no publicamos mensajes escritos completamente en mayúsculas