Interés humano

Emocionadas palabras del Papa en su despedida ante los fieles

Benedicto XVI, última audiencia en la Plaza de San Pedro

En medio de una gran ovación, Benedicto XVI entraba en la plaza de San Pedro del Vaticano en el papamóvil para celebrar la última audiencia pública de su pontificado, un día antes de que se produzca su renuncia oficial que comunicó de manera inesperada el pasado 11 de febrero.

 

Miles de fieles de todo el mundo, unos 150.000 según fuentes del Vaticano, han acompañado al pontífice en esta soleada mañana en Roma.

 

Muy sonriente Benedicto XVI ha recorrido la plaza de San Pedro para estar más cerca de los presentes, que no cesaban de corear "Benedicto", "Benedicto" y "viva el Papa", mientras ondean banderas de numerosos países.

 

"Hoy mi corazón está lleno de agradecimiento a Dios", ha dicho el Papa en su alocución, además de pedir a los fieles que tengan plena confianza en el Señor. "Dios nos ama y espera que nosotros también le amemos", ha insistido. 

 

 "Yo nunca me he sentido solo, muchas personas me han ayudado y han estado cerca de mí", ha resaltado. Por eso ha querido agradecer publicamente a todas esas personas su apoyo, especialmente a los cardenales y a sus estrechos colaboradores. 

 

También ha dado las gracias a las personas de todo el mundo que le han enviado mensajes de despedida: "Me escriben como hermanos y hermanas, como hijos e hijas, con el sentido de una relación familiar muy afectuosa".

 

Benedicto XVI dijo que en sus casi ocho años de papado ha tenido momentos de alegría y luces, pero también "momentos difíciles", pero que siempre se ha sentido guiado y protegido por Dios.

 

"El Señor nos ha dado muchos días de sol y ligera brisa, días en los que la pesca fue abundante, pero también momentos en los que las aguas estuvieron muy agitadas y el viento contrario, como en toda la historia de la Iglesia y el Señor parecía dormir", afirmó el Papa.

 

A pesar de su renuncia, el Santo Padre ha resaltado que no abandona el trabajo de servicio a Dios: "No abandono la cruz, continúo de forma nueva ante el Señor crucificado", ha explicado. Y de nuevo ha querido dejar claro que renuncia "en la plena conciencia de su gravedad y de su novedad, pero también con una profunda serenidad de ánimo".

 

"Amar a la Iglesia significa también tener la valentía de tomar decisiones difíciles, sufridas, siendo lo más importante el bien de la Iglesia y no el de nosotros mismos", ha continuado.

 

Benedicto XVI ha asegurado que cuando decidió asumir la responsabilidad de ser papa, sintió que "el Señor ponía sobre mis espaldas un gran peso...pero el Señor me ha guiado verdaderamente, ha estado próximo, he podido percibir diariamente su presencia"

 

 

Pasadas las 11:30, se dirigía en castellano a los fieles españoles y  latinoamericanos, a los que ha dado su bendición. De nuevo ha agradecido "el respeto y la comprensión" con que se ha acogido su decisión. 

 

Al finalizar no se ha olviado de la importante tarea a la que se enfrenta la Iglesia en los próximos días por eso ha hecho una última petición a los católicos: "Os pido que me recordéis delante de Dios y, sobre todo, que recéis por los cardenales llamados a una tarea muy relevante y por el nuevo Sucesor del Apóstol Pedro. Que el Señor lo acompañe con la luz y la fuerza de su Espíritu".

 

 

 

 

 



 

 

Añadir comentario

Para enviar el comentario introduzca el texto de la imagen:



  • Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema
  • Por favor, céntrate en el tema
  • Por favor intenta escribir sin faltas de ortografía, antes de publicar un mensaje lo corregimos, si no tienes falta es más posible que se publique
  • Escribir todo el mensaje en mayúsculas se interpreta como gritar, no publicamos mensajes escritos completamente en mayúsculas