Economía » Energía » Energía nuclear

El almacén nuclear holandés, modelo del español, se ampliará al cumplir 10 años

El almacén nuclear holandés, modelo del español, se ampliará al cumplir 10 años

Madrid, 25/02/2013 (EFE).- El almacén holandés de residuos de alta radiactividad, el espejo en el que se mira España para construir el suyo propio, cumple diez años de normal funcionamiento y la intención de ampliar la instalación con dos nuevos módulos.

La razón de esto último es la prórroga de la vida útil de la única nuclear operativa en Holanda, situada en la pequeña localidad holandesa de Borsele y a menos de veinte kilómetros de distancia del almacén temporal de residuos nucleares, conocido por su acrónimo Habog.

En una visita de Efe a la planta, Hans Codée, director general de COVRA -la empresa pública que gestiona los residuos nucleares en Holanda, homóloga de la española Enresa-, explica que los dos nuevos módulos del Habog comenzarán a construirse en 2015 y estarán operativos a partir del año 2018.

La nuclear, que también está de aniversario (40 años), produce el 4 % de la electricidad en Holanda y su cierre estaba previsto para este año. Finalmente, la autorización de explotación se prolongará hasta el 2034.

La convivencia del Habog y de la central atómica es motivo de orgullo para el alcalde de este pequeño y tranquilo pueblo de apenas 22.000 habitantes, ya que a su juicio ha permitido situar en el mapa a esta ciudad del sudoeste del país, con una extensión similar a la de la provincia de Gerona (5.493 kilómetros cuadrados).

El alcalde de Borsele, el socialista Jaap Gelok, un antinuclear "converso", opina que la mayoría de la población está convencida de las bondades del almacén temporal, entre otros motivos -dice- porque la anterior solución era hundir los residuos radiactivos en el Mar del Norte. "Incluso Greenpeace estuvo de acuerdo (con el Habog)".

Diez años después de su entrada en funcionamiento, el director general de COVRA asegura que la experiencia ha sido "muy positiva", sin que haya existido ningún efecto sobre el entorno o el medio ambiente.

Al comienzo, reconoce, hubo pequeños problemas de tipo técnico (las puertas correderas, los sistemas de filtro...), que no revistieron relevancia y que se solucionaron rápidamente.

En la actualidad, la planta de Habog almacena un total de 68 metros cúbicos de materiales radiactivos, entre ellos el combustible reprocesado de la nuclear de Borsele, residuos de los dos reactores científicos existentes en el país y materiales radiactivos de industrias y hospitales etc.

El Habog es "una instalación de referencia" para el Almacén Temporal Centralizado (ATC) que se construirá en Villar de Cañas (Cuenca): "conceptualmente es exactamente igual y utiliza la misma tecnología de almacenamiento", añade en declaraciones a EFE el director técnico de Enresa, Álvaro Rodríguez Beceiro.

Entre las diferencias destacadas figura el hecho de que la instalación holandesa no lleva asociados laboratorios de investigación y un parque empresarial.

En términos económicos, el Habog requirió una inversión en torno a los 150 millones de euros, frente a los 900 millones del almacén español, que es tres veces más grande que el holandés.

Tanto el de Holanda como el español, con una previsión de vida útil de 100 y 60 años, respectivamente, tienen un marco temporal "lo suficientemente amplio para poder estudiar soluciones de futuro", opina Rodríguez Beceiro.

A nivel internacional, continúa el director técnico de Enresa, hay un consenso en torno a la necesidad de un Almacenamiento Geológico Profundo (AGP), y puede ser la solución que pongan en marcha en los años veinte en países nórdicos como Suecia y Finlandia y, "quizás más tarde", Francia.

"No hay alternativas al AGP", subraya.

En la década de los años 90, estuvo "muy de moda la separación y transmutación, unas técnicas de tratamientos que pueden reducir algo el volumen y la radiotoxicidad, pero no es una alternativa al Almacenamiento Geológico Profundo".

También sería posible la construcción de un AGP a nivel regional o europeo y, de hecho, la Comisión Europea se ha mostrado públicamente a favor de esta opción, que desde el punto de vista sociopolítico "es complicado de aceptar".

La construcción del ATC en Villar de Cañas está prevista que finalice en el año 2017.

Leer más sobre: Energía

Añadir comentario

Para enviar el comentario introduzca el texto de la imagen:



  • Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema
  • Por favor, céntrate en el tema
  • Por favor intenta escribir sin faltas de ortografía, antes de publicar un mensaje lo corregimos, si no tienes falta es más posible que se publique
  • Escribir todo el mensaje en mayúsculas se interpreta como gritar, no publicamos mensajes escritos completamente en mayúsculas