¿Cómo se elige al nuevo Papa?

Cardenales camino de la Capilla Sixtina

A partir del 28 de febrero, día en el que se hace efectiva la renuncia de Benedicto XVI, se inicia el proceso ritual y meticuloso de elección del nuevo Papa.

 

Durante el periodo de la Sede Vacante, el Colegio Cardenalicio será el encargado de asumir el mando de la Iglesia Católica mientras que el cardenal camarlengo deberá convocar el cónclave para elegir al sucesor del Santo Pontífice.

 

Según la Constitución Apostólica Universi Dominici Gregis, norma que regula este proceso, el cónclave deberá comenzar entre 15 días y 20 días después de la renuncia.

 

Sin embargo, Benedicto XVI acaba de publicar un documento papal en virtud del cual se da libertad al Colegio de Cardenales para que pueda adelantarlo: "Dejo al Colegio Cardenalicio la facultad de anticipar el inicio del cónclave si consta que están presentes todos los cardenales electores, como también la posibilidad de atrasarlo si hay motivos graves", dice el Papa en el texto.

 

El cónclave, está formado por un máximo de 120 cardenales,  los menores de 80 años, también conocidos como electores. En este caso son 118, pero sólo asistirían 115.

 

Los prelados se alojan en el edificio denominado "Domus Sanctae Marthae" mandado construir por Juan Pablo II y que está situado en el interior de la Ciudad del Vaticano.

 

Su aislamiento es total y para ellos rigen las estrictas normas del secreto: tienen prohibido mantener conversaciones telefónicas o correspondencia con el exterior y los teléfonos y la televisión están prohibidos esos días.

 

El cónclave se reúne en la Capilla Sixtina, donde se realizan las votaciones “bajo llave”. Cada cardenal escribe en una papeleta el nombre de su candidato, el que cree que debería salir elegido "según la voluntad de Dios”.

 

El primer día sólo hay una ronda electoral, después cuatro: dos por la mañana y dos por la tarde. Después de cada elección se queman las papeletas.

 

Para la elección del nuevo Santo Padre es necesario obtener la mayoría de los dos tercios de los votos.

 

Si la votación no ha dado frutos, la tradición indica que los cardenales deben quemar las papeletas con paja húmeda para provocar una fumata negra que puede verse en la chimenea de la Capilla Sixtina.

 

En caso de que se haya llegado a un acuerdo se utilizará paja seca que encenderá la fumata blanca.

 

Una vez que el elegido "acepta su elección canónica" como Sumo Pontífice, el cardenal Protodiácono anuncia desde el balcón de la Basílica vaticana la elección del nuevo papa con la tradicional fórmula: "¡Nuntio vobis gaudium mágnum: Habemus Papam!".

 

En ese momento el nuevo papa se presenta ante los fieles e imparte su primera bendición “Urbi et Orbe” desde la Plaza de San Pedro.

 

 

 

 

 

 

 

Añadir comentario

Para enviar el comentario introduzca el texto de la imagen:



  • Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema
  • Por favor, céntrate en el tema
  • Por favor intenta escribir sin faltas de ortografía, antes de publicar un mensaje lo corregimos, si no tienes falta es más posible que se publique
  • Escribir todo el mensaje en mayúsculas se interpreta como gritar, no publicamos mensajes escritos completamente en mayúsculas