Economía » Emprendedoras

Marta Prats: 'Se nos educa con el miedo al fracaso y esto debe cambiar'

- "Nuestro modelo de trabajo se basa en el trabajo en grupo con personas con necesidades de salud similares"

 

- "Ser emprendedor significa vivir cada día sin saber que va a pasar al día siguiente"

 

 

Marta Prats, fundadora de Nútrim, un innovador centro especializado en promover los estilos de vida saludables, es una mujer inquieta y con las ideas muy claras.

 

Enfermera de profesión porque así lo decidió a los 8 años, se especializó en Medicina Nuclear y en la puesta en marcha de servicios de imagen médica de nueva creación.

 

Tras trabajar durante casi 20 años en diferentes centros hospitalarios, sintió que ya había tocado su techo profesional y por eso quiso seguir formándose y se matriculó en un máster en gestión sanitaria.

 

Sus inquietudes no entraban en los planes de la empresa, así que, sin dudarlo, se embarcó en un nuevo proyecto en otro hospital.

 

En este centro, tal y como ella misma reconoce, le "dieron alas": trabajaba sola, llevaba la parte asistencial con los pacientes, trataba con proveedores, realizaba los sistemas de calidad, etc.

 

Fue en ese momento cuando empezó a gestarse la semilla de Nútrim, un proyecto que puso en marcha para mejorar la calidad asistencial de los pacientes con cáncer de mama y cáncer de pulmón.

 

El día 1 de diciembre Marta Prats cumple un año al frente del centro. Un año lleno de retos y, sobre todo, de aprendizaje que ella quiere transmitir a sus dos hijos de 8 y 6 años. 

 



-Enfermera y emprendedora, son dos palabras que, a priori, no suelen ir asociadas. ¿Qué le impulsó a crear su propio negocio?

Es cierto que el sector salud es un sector poco emprendedor. Además, la profesión de enfermera no siempre ha sido valorada como se merece. La sanidad en general es un sector bastante jerárquico y además,  en ocasiones, también se ha estereotipado la imagen de la enfermera como alguien que está trabajando a las órdenes de un médico sin capacidad para decidir.

 

Para mí, es cuestión de falta de confianza. La enfermería de nuestro país es una de las mejor preparadas y valoradas fuera de nuestras fronteras. Son muchos los países que reclutan enfermeras españolas para trabajar en sus hospitales y con la crisis y la situación económica que se vive en España, aún más. Emprender es una  opción, y las enfermeras debemos creer que somos capaces de fundar y liderar una empresa y de mucho más. 

 

-Y usted no tuvo dudas...

Yo opté por hacerlo porqué encontré una necesidad no cubierta en las personas a las que atendía. Lo puse por escrito e hice mi Business Plan y fue entonces cuando lo vi claro. Pero necesitaba una inversión importante, y tomar la decisión cuando tienes un trabajo fijo que te gusta, una plaza en un hospital público y dos hijos a los que mantener, requiere cierta valentía.

 

Se nos educa con el miedo al fracaso, esto debe cambiar, aunque es difícil ya que es algo cultural. Para mí, el fracaso no existe, porque siempre se puede extraer algo de positivo y siempre es un aprendizaje.

 

 - ¿Qué es Nútrim, qué servicios ofrece y a quién va dirigido?

Es un centro en el que trabajamos un equipo multidisciplinar de salud para acompañar a las personas y a las organizaciones en el proceso de adquirir un estilo de vida saludable con el objetivo de mejorar la salud y el bienestar personal y corporativo.Nuestra visión de la salud es totalmente integral, teniendo en cuenta la salud física, mental y emocional de la persona y su relación con el entorno.

 

Nuestro modelo de trabajo se basa en el trabajo en grupo con personas con necesidades de salud similares. Esta manera de trabajar fomenta las relaciones sociales, la autoestima y el trabajo en equipo.

 

- Además disponen de un aula de formación, ¿qué enseñan?

Se trata de un aula de formación polivalente donde realizamos cursos y actividades, y de unas consultas, para ofrecer una atención individualizada a quién lo necesita, incorpora también un Aula de cocina para poner en práctica todos los conocimientos y contenidos sobre alimentación y nutrición. Porque la salud y la enfermedad tienen una relación muy directa con lo que comemos.

 

- Hablemos de algunos de los talleres que organizan

Recientemente hemos realizado un curso de alimentación saludable mediante talleres de cocina para personas con discapacidad visual. Para ello hemos contado con el apoyo de la ONCE. Ha sido realmente interesante trabajar con personas ciegas en un espacio como es una cocina donde hay ciertos “peligros” como fuegos, cuchillos, etc.

 

También es muy interesante trabajar con niños y hablar  de hábitos de salud a través de experiencias y talleres participativos. La espontaneidad e inocencia de los niños es realmente contagiosa.

 

Pero sin duda, con quien mas a gusto me siento es con pacientes oncológicos. He trabajado durante casi 20 años con personas con cáncer, y es un tipo de paciente con el que tengo una conexión especial. Lo que ofrecemos a estas personas es: asesoramiento sobre la alimentación durante el tratamiento del cáncer, técnicas de relajación que les ayuden a disminuir la tensión en los momentos críticos que se suceden en el hospital, sesiones grupales de gestión de las emociones en el proceso oncológico...

 

 - El equipo directo con el que trabaja está formado exclusivamente por mujeres, ¿casualidad o fue intencionado rodearse solo de “chicas”?

Aunque podría decir que fue casualidad, creo que no es casual. Nútrim es un concepto de centro de salud muy distinto a lo que existe en el mercado. Quizás esta es una característica que cautivó a las personas del equipo... ¿Por ser mujeres? Quizás sí, no lo sé. Digamos que fueron más las mujeres las que se interesaron y apostaron por Nútrim que no los hombres. Ellas fueron las que escogieron, ¡por algo será!

 

Pero en Nútrim tenemos la mente muy abierta y también nuestras puertas para recibir a nuevos formadores y nuevas propuestas de profesionales de la salud que deseen trabajar de la mano con las personas o pacientes; sin bata blanca y desde la proximidad.

 

 -El día 1 de diciembre, cumplen un año de vida ¿qué balance hace de estos 12 meses?

Pues muy positivo. No nos engañemos, ha habido momentos muy difíciles, pero ser emprendedor significa vivir cada día sin saber que va a pasar al día siguiente. A mí personalmente la monotonía me asusta y quizás fue por esto que cambié voluntariamente varias veces de empresa.

 

Hasta que hice realidad Nútrim, un proyecto que me hace muy, muy feliz y en el que tengo la posibilidad de decidir qué camino seguir y cómo trabajar. Quizás no funcione como lo esperado, pero es un aprendizaje y una experiencia única. Echo de menos el hospital y mis pacientes, pero si siguiera en él sé que acabaría por ahogarme la monotonía.

 

En lo económico, es pronto para hacer un buen balance, pero el séptimo mes desde que se puso en funcionamiento superamos el punto de equilibrio y tuvimos beneficios. Sé que lo importante es no  bajar la guardia.

 

- Usted decidió embarcarse en esta aventura cuando la crisis era ya una realidad ¿no le asustaba la situación económica del momento?

Claro que sí, era consciente que suponía un riesgo y más aún cuando abría un centro único en Barcelona, del que no existía un concepto igual y por lo tanto no podía saber cómo sería percibido por el público. En algunos momentos dudaba de la aceptación que tendría a nivel de clientes, pero también es cierto que tenía la intuición que podía funcionar, puesto que la necesidad existía, lo había podido comprobar en los hospitales donde trabajaba.

 

Los primeros meses fueron muy duros, era uno de los peores momentos de la crisis económica, y el consumo estaba y sigue estando paralizado, pero reaccionamos y nos pusimos las pilas. Redefinimos el modelo, nos rompimos la cabeza estudiando como ofrecer nuestros servicios a clientes potenciales y la rueda empezó a girar. Antes tenía un sueldo que no estaba mal, ahora no tengo nómina, pero soy inmensamente feliz.

 

- ¿Todo su entorno le apoyó o encontró reticencias?

Encontrar financiación en un momento tan complicado de crisis económica no era tarea fácil. Pero conté con todo el apoyo de AFAEMME, una asociación de mujeres emprendedoras y especialmente de Beatriz que siempre creyó en mí y en el proyecto. Ella me ha ayudado muchísimo, también en el momento de buscar financiación. Conseguí un crédito Inicia que tenía unas condiciones muy buenas, eso sí, pignoraron mis ahorros y tuvo que  avalarme mi marido.

 

Por otro lado me consta que algunas personas de mí alrededor creían que estaba un poco “loca” por dejar la estabilidad de un empleo en unos momentos tan críticos… pero esto le pasa a la mayoría de emprendedores. Muchas veces somos grandes incomprendidos o piensan que el emprendedor no tiene un trabajo “de los de verdad”.

 

Otros me apoyaron en todo momento y es importante rodearse de estas personas porque te transmiten energía y te hace creer que eres capaz.

 

 - Antes de montar el negocio, presentó su proyecto a un programa de Emprendedores ¿son realmente efectivas y prácticas este tipo de iniciativas?

Mi experiencia es muy buena. Evidentemente no todas las actividades fueron igual de interesantes, pero creo que aproveché al máximo todo lo que realicé. Además me permitió conocer personas muy interesantes algunas con las que ha surgido una buena amistad. Compartir proyectos entre emprendedores te estimula la creatividad y he llegado a colaborar con personas con las que “a priori” no parecían clientes potenciales.

 

- Muchos empresarios, que antes fueron asalariados, aseguran que trabajan mucho más desde que son autónomos, ¿es su caso?

Cuando empezaba a trabajar como enfermera trabajaba 14 horas diarias, ya que hacia pluriempleo. Hace poco había conseguido una estabilidad y tenía un horario muy compatible con la vida familiar, pero ahora he vuelto a las andadas y trabajo muchísimas horas.

 

Pero Nútrim está al lado del colegio de mis hijos y a 5 minutos de mi casa. Esto me hace sentir cerca y me permite llegar pronto a casa. Además, como yo soy quien gestiona mi agenda, cuando hay algo importante mi familia siempre me tienen a su lado.

 

Además Nútrim es también un proyecto familiar y una manera ideal de impregnar a mis hijos de la cultura emprendedora para transmitirles valores como el esfuerzo, la constancia, el ser creativo y el saber arriesgar, pero sobre todo les he transmitido lo importante que es en la vida luchar por tus ilusiones.

 

¿Puede no funcionar? Puede. Pero educamos a nuestros hijos con el miedo al fracaso, y es una equivocación. Yo quiero que mis hijos lo intenten, y si caen no se paralicen y no tengan miedo para levantarse y volver a intentarlo.

 

 

 

 

 

 

 

Añadir comentario

Para enviar el comentario introduzca el texto de la imagen:



  • Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema
  • Por favor, céntrate en el tema
  • Por favor intenta escribir sin faltas de ortografía, antes de publicar un mensaje lo corregimos, si no tienes falta es más posible que se publique
  • Escribir todo el mensaje en mayúsculas se interpreta como gritar, no publicamos mensajes escritos completamente en mayúsculas