Interés humano » Gente

Edurne Pasabán: 'La montaña enseña autocrítica y no destruye la femineidad'

Edurne Pasabán señala que

Fotografía de archivo del 17/10/2010 de la alpinista Edurne Pasabán, para quien "la montaña es una metáfora de la vida y, cuando no alcanzamos el éxito, hay que saber hacer autocrítica y preguntarse por qué", algo que ha plasmado en su libro "Objetivo: confianza" (Conecta), en el que aborda su intento fallido de ascenso sin oxígeno al Everest. EFE

Temas relacionados

Personajes

Noticias

Para la alpinista Edurne Pasabán, "la montaña es una metáfora de la vida y, cuando no alcanzamos el éxito, hay que saber hacer autocrítica y preguntarse por qué", algo que ha plasmado en su libro "Objetivo: confianza" (Conecta), en el que aborda su intento fallido de ascenso sin oxígeno al Everest.

 

Convencida de que el lector va a extraer su propio "aprendizaje", como le sucedió a ella al escribirlo, cree que narra "una historia de vida" con mensajes que podrán ayudar a salir adelante a quien se encuentra en una situación laboral y económica complicada, ha dicho a EFEstilo Pasabán.

 

En esta aventura editorial, la ha acompañado como coautora Angélica del Carpio, que fue su preparadora durante su hazaña de convertirse en la primera mujer en coronar los 14 ochomiles.

 

Precisamente, Del Carpio ofrece el contrapunto y el análisis a cada una de las reflexiones de Pasabán, y traduce al lector las capacidades y enseñanzas de cada uno de esos pasajes en los que la alpinista ha liderado a su equipo hacia la cumbre.

 

El libro realiza un "autoanálisis" sobre la expedición fallida al Everest en 2011, en la que se enfrentó a situaciones que le llevaron a tomar decisiones que afectaban no solo al destino de su equipo, sino al éxito del ascenso, y que culminó con un polémico rescate a la expedición cercana de Juanito Oiarzabal.

 

Sobre el escalador vasco, al que alude en su libro sin llegar a nombrar, dice que hay "una buena relación" y que se pueden "sentar en una mesa a comer o conversar con más gente", pero que "cada uno sabe dónde está" y lo que pueden "compartir". "Yo he tenido que aprender mucho y creo que él también", confiesa.

 

Lo ocurrido entonces y la enfermedad de un familiar cercano la han mantenido alejada de sus cumbres casi dos años, un tiempo muy duro en el que esta ingeniera técnica industrial ha descubierto una nueva faceta: la del "coaching".

 

Gracias a esta nueva vertiente profesional, pero sin perder de vista nunca las montañas, hoy ayuda a "equipos de alto rendimiento en diferentes empresas" y es profesora asociada en el IE Business School en Madrid, ha explicado hoy.

 

"No estoy pasando por mi mejor momento, pero creo que, si sigo esforzándome, algún día conseguiré escalar un ochomil nuevo que seguramente no tenga que ver con las montañas", adelanta, una nueva cumbre que pasaría por "encontrar el camino profesional y el reconocimiento en el mundo de la consultoría y del "coaching". "Pero tengo mucho que aprender", ha admitido.

 

El mayor reto, para ella, es "creerme que era capaz de hacerlo", ha confesado orgullosa cuando recuerda que en 2006, a punto de "tirar la toalla", creía que no sería capaz de dedicarse a la montaña más allá de como un "hobby".

 

A pesar de su pasión por el alpinismo, que siempre se asocia "a lo masculino", se define como muy femenina y coqueta: "Me gusta muchísimo cuidarme y prestar atención a la ropa que me pongo y las cremas que utilizo".

 

"Además, cuido la dieta e intento no pasarme de peso", ha asegurado en la entrevista, vestida con camisa, falda y botines, un atuendo muy femenino que "sorprende a muchos" por su condición de alpinista.

 

Su prenda favorita son los vaqueros y, aunque por su trabajo actual suele llevar vestido, falda y tacones, con lo que mejor se encuentra es "con unos vaqueros y una camiseta básica", que la identifican más con su vida, cuenta.

 

Edurne Pasabán regresará a las cumbres en 2013, después de mantenerse alejada de las mismas casi dos años, y ascenderá a picos algo menores y sin explorar en expediciones más aventureras.

 

"Es hora de ponerse de nuevo las botas y tirar para el monte. Me encantaría que salieran esos proyectos con equipos más pequeños", ha asegurado, pero no descarta que 2014 sea el año de su regreso sin oxígeno al Everest, adelanta.

 

Beatriz Rodríguez.

 

Leer más sobre: Montañismo

Añadir comentario

Para enviar el comentario introduzca el texto de la imagen:



  • Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema
  • Por favor, céntrate en el tema
  • Por favor intenta escribir sin faltas de ortografía, antes de publicar un mensaje lo corregimos, si no tienes falta es más posible que se publique
  • Escribir todo el mensaje en mayúsculas se interpreta como gritar, no publicamos mensajes escritos completamente en mayúsculas