Justicia e interior

El empresario del Madrid Arena culpa al Ayuntamiento de la falta de seguridad

Declaración del empresadio del Madrid Arena

Miguel Ángel Flores, dueño de la empresa Diviertt organizadora de la fiesta que se celebró en el Madrid Arena y en la que el pasado día 31 murieron cuatro jóvenes, ha declarado durante casi cuatro horas ante el juez.

 

Según han asegurado los letrados presentes en la sala, Flores ha afirmado que él no tenía responsabilidad en temas de seguridad, sino que ésta correspondía a Madrid Espacios y Congresos y a Seguriber, empresa que, según él, es obligatorio contratar cuando se alquila el Madrid Arena.

 

En su declaración, Flores ha admitido que en la fiesta pudieron entrar entre 13.000 y 14.000 personas.  Según su versión, se vendieron 9.650 entradas y entre 3.000 y 4.000 jóvenes que estaban haciendo botellón en el exterior de la sala se habrían colado.

 

Flores ha aportado un correo, que según su versión, habría falseado por Madrid Espacios y Congresos en el que él hablaba de la seguridad interior y exterior del Madrid Arena.

 

El juez, Eduardo López Palop, ha rechazado su ingreso en prisión aunque ha ordenado, como medida cautelar, que comparezca en el juzgado todos los días 8 y 24 de cada mes.