Economía » Emprendedoras

Catalina Hoffmann: ‘No hay proyecto que con trabajo y tesón no pueda convertirse en realidad’

-  'Mi concepto de empresa antepone siempre el aspecto social al de la rentabilidad'

 

- 'No hay que tener miedo a los fracasos y obstáculos, ya que estos nos ayudan a mejorar'

 

Catalina Hoffmann posee una cualidad imprescindible en cualquier emprendedor que se precie: el optimismo. Pero no solo eso, su entusiasmo y su talento la han convertido en pionera en un sector, el de la tercera edad, que muy pocos antes se habían atrevido a explorar.

 

Creadora con tan solo 26 años del Método Hoffmann y fundadora poco después de Vitalia, una red de centros de día dedicados al cuidado y atención de personas mayores,  siendo una niña ya demostró su precocidad y su pasión por la ciencia al suscribirse a revistas especializadas como Science y Nature.

 

Su trabajo se ha visto recompensado con diversos reconocimientos nacionales e internacionales, sin duda, uno de los más importantes, que la Universidad de Harvard haya considerado su empresa como un caso de éxito. Además, recientemente ha sido incluida entre las Top 100 Mujeres Líderes en España 2012 en la categoría de empresarias.

 

Como ella misma asegura, la atención a los mayores más que un trabajo es su pasión, prueba de ello es que recientemente ha creado la Fundación Catalina Hoffmann que  tiene como objetivo desarrollar programas y actividades para mejorar la calidad de vida de las personas de la tercera edad con pocos recursos.

 

 

- Por segundo año consecutivo aparece en el ranking Las Top 100 Mujeres Líderes en España ¿qué significa para usted esta distinción? ¿qué convierte a una persona en líder?

Es un honor para mí verme incluida en esta relación de mujeres brillantes en diferentes sectores. Me estoy refiriendo a personas de la talla de Margarita Salas o Pilar Mateo en el sector de la ciencia, empresarias como Mónica Oriol, Rosa Clará o Elena Benaroch, directivas como Carina Szpilka, la cineasta Iciar Bollaín, la soprano Ainhoa Arteta o la periodista Rosa María Calaf.

  

En mi caso, llegar hasta aquí ha sido fruto de mi pasión y apuesta por las personas mayores. Nunca hemos pensado los riesgos que podíamos correr como empresa sino en los beneficios que podíamos aportar, en la tranquilidad de los familiares, cuidadores y mayores, y en los casos de éxito logrados, que han respondido satisfactoriamente gracias al Método Hoffmann.

 

- Vitalia es una franquicia de centros de atención a la tercera edad innovador ¿cómo surge la idea de crear este tipo de centros y en que consiste el Método Hoffmann que ustedes  aplican?

Por mi experiencia en el trabajo para grandes grupos residenciales, detecté que a los mayores no se les ofrecía atención más allá de la rutina usual de mantenerles aseados, con alguna distracción puntual y  poco más. A partir de ese momento tuve claro que se podían hacer las cosas mejor y creé el Método Hoffmann, un tratamiento rehabilitador y preventivo con beneficios físicos, cognitivos, psicológicos y sociales para los mayores que registré como Obra Científica en la Propiedad Intelectual. En el año 2004 decidí abrir mi primer centro de día en la madrileña calle Ferraz y hoy ya son 35 centros a nivel nacional  los que pertenecen a nuestra red del Grupo Vitalia, con la que también hemos comenzado nuestra expansión internacional.

 

- Cuando la Universidad de Harvard se fija en su trabajo y lo toma como ejemplo ¿qué se le pasa por la cabeza?  ¿cuéntenos esa experiencia?

Fue increíble y mucho más cuando pude presentar allí mi caso en una master class dos años consecutivos y ver cómo se sorprendían los alumnos, como habían estudiado con todo detalle lo que era Vitalia, las preguntas que hacían, lo que proponían. Es una inmensa satisfacción que, además, nos indicaba que íbamos por el buen camino.

  

El reconocimiento y visibilidad que nos ha dado Harvard a nivel internacional respalda nuestro saber hacer como expertos en personas mayores. Esta universidad es una de las principales referencias mundiales en el mundo de los negocios y ha reconocido nuestro esfuerzo continuo dedicado a un sector de la asistencia al mayor, que no sólo es emergente sino que irá teniendo más importancia en el futuro.

  

La revista Harvard Business Review escribió un artículo del caso en el año 2011, durante unos meses lo pusieron online para que la gente pudiera hacer sus comentarios, esa parte fue espectacular. Millones de personas opinando por todo el mundo. Seleccionaron unos cuantos de esos comentarios y lo publicaron junto con el artículo.

 

 -¿De donde nació su interés por un sector tan específico como es el de la tercera edad?

Lo tuve claro desde muy joven. Me apasiona el mundo de los mayores. Tenemos una generación de personas con más de 65 años que han trabajado y luchado mucho durante décadas para que todos nos encontremos con un mundo mejor. Ahora nos toca a los más jóvenes trabajar por y para ellos. No es un sacrificio, ni un trabajo más, es una pasión y un proyecto de vida. No querría hacer ninguna otra cosa.

 

- La seguridad y confianza en el proyecto parecen ser claves en el éxito de Vitalia, de hecho rechazó 5 millones de un inversor porque suponía perder el control de la franquicia ¿tuvo dudas o tenía clara su decisión?

No necesité demasiado tiempo para dar esa respuesta. Mi concepto de empresa antepone siempre el aspecto social al de la rentabilidad, por lo que fue una decisión meditada y totalmente conforme a nuestros valores. Lo más importante es dar el mejor servicio a nuestros mayores. Somos conscientes de que nuestra empresa tiene un importante componente social y proporcionar los mejores cuidados y tratamientos es parte de nuestra filosofía. Bajo estas premisas, los atajos no valen. Nuestro mayor reto es potenciar el envejecimiento activo, en el que sigamos disfrutando de nuevas actividades cada día y mantengamos un buen estado físico, cognitivo y social.

 

- Los comienzos no fueron fáciles, tuvo bastantes negativas de bancos y cajas de ahorro a la hora de recibir financiación ¿cómo superó las dificultades? ¿de quien recibió sus primeros apoyos, a nivel personal y profesional?

Mi madre fue la persona que confió en mí desde los inicios. El resto me miraba como una jovencita que pretendía hacerse un hueco en un sector tan difícil como el de la tercera edad, como alguien a quien le sería imposible emprender esta idea y eso complicó el proceso de financiación. Cuando visitaba entidades financieras y les comentaba mi plan de empresa y el proyecto creían que el Método Hoffmann se refería a una investigación de algún científico extranjero o de algún familiar. Cuando me veían entrar a mí no se lo podían creer y esto me complicó el acceso a la  financiación.

 

Pero tenía tan clara mi vocación y confiaba tanto en mi proyecto que aposté por él con mis propios recursos y me gané la confianza de personas que hoy siguen siendo inversores de Vitalia.

  

- Representa a la perfección las idea que tenemos del emprendedor (creatividad, pasión, esfuerzo…). ¿Ser emprendedor está en el ADN de la persona o  se puede aprender a a serlo?

Un emprendedor debe ser constante a la hora de alcanzar sus objetivos y a la vez ser consciente de sus posibilidades. Creo que todos podemos llegar a serlo, pero es necesario tener una buena preparación y acumular experiencia, ya que necesitas conocer bien el sector en el que elijas introducirte. Si además contamos con la capacidad emprendedora natural, todo será más sencillo, pero creo que a emprender se aprende. Por eso pienso que no hay que tener miedo a los fracasos y obstáculos, ya que estos nos ayudan a mejorar. Tenemos el reto de cambiar la imagen del emprendedor en España, por potenciarla y darle la importancia que se merece como generador de riqueza e innovación.

 

- Además de Vitalia, usted preside la fundación que lleva su nombre y cuya actividad también está centrada en los mayores. ¿Cuál es su objetivo y que actividades llevan a cabo?

 La Fundación Catalina Hoffmann se ha creado como vehículo de apoyo a nuestros mayores. Tenemos en marcha varias propuestas, entre ellas la “Acción Mercados”, en la que contamos con voluntarios que ayudan a los mayores que van a los mercados a llevar la compra a casa. Estamos cerrando colaboraciones con importantes instituciones hospitalarias y sanitarias para llevar a cabo el proyecto “Transición Vital”, en el que psicólogos voluntarios ayudarán y acompañaran al mayor en sus últimos momentos y a su familia, y otros como “Mejoramos en casa”, en el que adaptaremos los hogares de personas mayores para que puedan desenvolverse mejor en su propio entorno y aumentar su independencia. Además, estamos preparando proyectos de investigación destinados a analizar la evolución y encontrar soluciones a diversas patologías, así como opciones de prevención y tratamientos innovadores.

 

 - Ha cumplido un gran objetivo: crear una empresa de éxito ¿qué otros sueños le quedan por cumplir? 

La historia de Vitalia ha sido un sueño hecho realidad. Espero, modestamente, que la experiencia de Vitalia pueda servir de inspiración para emprendedores, profesionales de la salud y para todos aquellos que busquen un aliento de entusiasmo en tiempos difíciles. No hay proyecto que con trabajo y tesón no pueda convertirse en realidad. Además acabo de cumplir otro sueño, escribir mi libro Emprender soñando (Plataforma Editorial).

 

Pero aún queda trabajo por hacer. Envejecer todavía tiene una imagen negativa cuando no tiene por qué ser así. Esta etapa vital debe ser aprovechada para emprender nuevas actividades, aprender, descubrir... Envejecer es un arte y nuestra misión es convertirnos en un referente y contribuir a ese cambio social y cultural. Comprobar que a pesar de los achaques propios del paso de los años,  las personas sean capaces de dar un nuevo impulso a su vida, de tener ganas de disfrutar de sus hijos de sus nietos, de sus seres queridos y sentir que continúan aportando en su entorno, esto es muy necesario. Precisamente el 22 de Noviembre organizamos un evento en colaboración con la Fundación MásFamilia sobre la importancia de las personas mayores en las empresas. El proceso de cambios generacionales influyen directamente en el modelo de “hacerse mayor” y continuar activo.  

 

 

 

Añadir comentario

Para enviar el comentario introduzca el texto de la imagen:



  • Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema
  • Por favor, céntrate en el tema
  • Por favor intenta escribir sin faltas de ortografía, antes de publicar un mensaje lo corregimos, si no tienes falta es más posible que se publique
  • Escribir todo el mensaje en mayúsculas se interpreta como gritar, no publicamos mensajes escritos completamente en mayúsculas