Sanidad y salud

Vacunas: abajo los mitos

Vacunas

Por la OCU

 

Las vacunas son un arma extremadamente eficaz en el combate contra muchas enfermedades. Han resultado determinantes para erradicar algunas como la viruela o para reducir al mínimo el impacto de otras. Tanto es así que la OMS estima que cada año las vacunas evitan entre dos y tres millones de muertes en el mundo. Y sin embargo, pese a esta irrerprochable hoja de servicios, todavía existe un porcentaje, en absoluto marginable de la población española, que mantiene reservas sobre su uso y beneficios.

 

Conviene en todo caso dejar claro que la inmensa mayoría de los encuestados (93%) no alberga dudas acerca de la importancia de vacunar a los niños para mantenerlos a salvo de enfermedades graves. Ahora bien, cuando se entra en pormenores, crece el número de los que expresan reticencias. Por ejemplo, casi un tercio de la muestra cree que, dado lo poco comunes que son las enfermedades que previenen, los riesgos que conllevan algunas de esas vacunas son más elevados que los de contraer la propia enfermedad. Es casi el mismo porcentaje de quienes piensan que las reacciones adversas a la vacunación no son para nada inusuales.

 

Bastante inferior, aunque todavía digno de mención, un 13% es el número de los que opinan incluso que pueden ser desencadenantes de enfermedades de origen todavía desconocido, como el autismo. Se trata de temores que no se basan en ninguna evidencia científica ni en registro de datos: por más que un 15% de encuestados mantega que existen muchos científicos de renombre que se manifiestan contrarios a las vacunas, la realdiad es que son una minoría muy exigua.

 

Ideas erróneas sobre el sistema inmunitario

Pero no acaban ahí los motivos de desconfianza. En algunos casos se atribuyen a las vacunas ciertos efectos indeseables. Un 42% de los encuestados expresa la convicción de que algunas enfermedades infantiles como la rubeola, la varicela o el sarampión refuerzan el sistema inmunitario de los niños y que sería mejor no evitarlas. Más o menos un número igual al de los que consideran que inyectar más de una vacuna a la vez puede sobrecargar el sistema inmunitario. Pese a la popularidad de estas opiniones, no hay constancia científica que las apoye.

 

En otros casos lo que ocurre es que sencillamente se infravalora su aportación. Por ejemplo, pese a que se haya demostrado que la vacuna de la viruela ha sido el elemento decisivo para acabar con esta dolencia infecciosa, hasta la mitad de quienes responden a la encuesta piensan que el mérito de ese declive hay que atribuírselo a la mejora de las condiciones higiénicas.

 

Problemas de comunicación

Es algo que no podemos desdeñar si atendemos, por un lado, a ese 37% de españoles que piensa que los médicos y las enfermeras no dan una información completa y correcta sobre las vacunas y, por otro, al 41% que opina que los medios de comunicación exageran los casos de reacciones de adversas graves. Además, escenarios como, por ejemplo, el de las vacunas contra la gripe que suscitan compresibles suspicacias, ayudan, sin duda a alentar esas visiones recelosas, que sin bien minoritarias, no son para nada residuales.

 

Circunscribiéndonos estrictamente a aquellos que en sus contestaciones expresan una 'fuerte convicción' acerca de por los menos tres de las objeciones expuestas, podemos afirmar que el 23% de los españoles muestra oposición a las vacunas. No se han observado diferencias de relieve por su edad, sexo o nivel educacional.

 

Abandono de las rutinas en edad adulta

El caso de la vacuna del tétanos ofrece un buen marco para comprobar que ciertamente hay lagunas en la información con la que contamos, incluso cuando concierne a nuestra propia salud.  Solo el 40% de españoles sabe que su cobertura dura 10 años. Un tercio de la población no ha recibido un refuerzo en los últimos 15 años, más de la mitad de ellos sin saber siquiera si están o no protegidos. A eso hay que añadir un 24% del total de los españoles que es bien consciente de no estarlo. La mitad de ellos piensa que no llevan a cabo actividades con riesgo de contraer el tétanos, mientras que una parte alega habar olvidado ponerse la inyección de refuerzo.

 

Vacuna del virus del papiloma humano

Desde su hallazgo en 2006, las autoridades sanitarias recomiendan esta vacuna a mujeres menores de 30 años todavía no infectadas. El virus del papiloma humano (VPH) es el responsable del 70% de los cánceres en el cuello del úter, auqnue solo un 1% de las mujeres infectadas desarrollan este cáncer. La encuesta demuestra todavía un notable desconocimiento. El 83% de las encuestadas asegura asegura que se puso esta vacuna por sugerencia de su médico  y solo el 30% de los consultados ha oído hablar de este virus.

 

Otros datos   

 

- El 67% de los padres reconoce que la fuente prinicipal de información sobre las vacunas es el pediatra, un 12% se informa gracias a los folletos editados por el sistema sanitario.

 

-Solo al 13% de los niños se les pidió que esperaran un tiempo en la consulta para comprobar la ausencia de reacción.

 

-Un 29% cree que se esconde información a propósito casos de reacciones graves a las vacunas.

 

 

 

 

Añadir comentario

Para enviar el comentario introduzca el texto de la imagen:



  • Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema
  • Por favor, céntrate en el tema
  • Por favor intenta escribir sin faltas de ortografía, antes de publicar un mensaje lo corregimos, si no tienes falta es más posible que se publique
  • Escribir todo el mensaje en mayúsculas se interpreta como gritar, no publicamos mensajes escritos completamente en mayúsculas