Trabajo » Desempleo

El 24 por ciento de los jóvenes españoles ni estudiaba ni trabajaba al inicio de la crisis

El 24 por ciento de los jóvenes españoles ni estudiaba ni trabajaba al inicio de la crisis

La dureza con la que ha azotado la crisis a medio mundo, nos ha dado una buena dosis de realidad. Hemos vivido durante muchos años por encima de nuestras posibilidades y, en la mayoría de los casos, nos hemos equivocado en la forma en la que hemos gestionado los problemas que surgían y que día a día iban aumentando. ¿Quiénes son los culpables? Es una pregunta que todos nos hemos hecho alguna vez. ¿Podría haberse evitado? ¿No lo vimos venir? Son otras que rondan constamente por nuestras cabezas.

Sin embargo, el último estudio publicado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico demuestra que al inicio de la crisis, el panorama de algunos países no hizo más que cavar más hondo el pozo en el que nos hemos hundido. Todos los años, la OCDE presenta una extensa recopilación de estadísticas e indicadores del sistema educativo de los 34 Estados Miembros de esta organización, que agrupa a los países más desarrollados del mundo, además de otros ocho países que forman parte del G20. La publicación, denominada Education at a Glance. OECD Indicators (Panorama de la Educación. Indicadores de la OCDE), permite analizar la evolución de los diferentes sistemas educativos, su financiación y el impacto de la formación en el mercado de trabajo y en la economía. Precisamente la educación y la formación podrían haber sido la salvación de muchos países.

Los datos que ofrece Panorama de la Educación 2012 corresponden, en general, al año académico 2009‐10, y no a la situación actual, pero tienen el valor de permitir la comparación con los sistemas educativos de los países de la OCDE y facilitar el análisis de la evolución de los indicadores en cada uno de ellos.

Los resultados de España no podían ser más desoladores. El 24 por ciento de los jóvenes de entre 15 y 29 años ni estaba empleado ni estudiaba ("ni-ni") en los primeros años de la crisis, según recoge el estudio. Se trata de la quinta tasa más alta entre los 33 países de la OCDE, cuya media era del 16 por ciento. Entre 2008 y 2010, las personas en tal situación aumentaron siete puntos en España, la tercera subida más elevada después de Irlanda y Estonia, mientras que creció 2,1 puntos en la OCDE.

El estudio, presentado hoy, indica que en ese período la crisis se ha cebado más con quienes menos formación tenían, pues la tasa de paro llegó al 25 por ciento entre los que sólo habían acabado la educación obligatoria o ni siquiera. Son 15 puntos de diferencia con los titulados de FP superior y universitarios, que apenas superaban el 10 por ciento, si bien el desempleo prácticamente se ha duplicado para todos los niveles de formación. "La tasa de desempleo es mayor entre los estudiantes que han tenido menos formación", ha afirmado en conferencia de prensa la secretaria de Estado de Educación, FP y Universidades, Montserrat Gomendio. "Es fundamental para superar la tasa del desempleo juvenil, que ya supera el 50 por ciento, que mejoremos el nivel educativo de nuestros alumnos".

Además, asegura que la globalización, los avances tecnológicos y la estructura del actual mercado laboral hacen que aumente la demanda de individuos con mayor formación y especialización, por lo que "las personas intentan alcanzar niveles más altos de formación respecto a generaciones anteriores”. Además, cuanto más alto es el nivel formativo, más elevadas son las posibilidades de conseguir y mantener el puesto de trabajo. En España, en el año 2010, el 80 por ciento de las personas que habían completado la Educación Terciaria, se habían integrado en el mercado laboral, mientras que en el caso de la población que había alcanzado un nivel de formación correspondiente a la primera etapa de Educación Secundaria o inferior, este porcentaje se reducía en un 27 por ciento, alcanzando una tasa de ocupación del 53 por ciento.

Por el contrario, la tasa de desempleo disminuye a medida que aumenta el nivel educativo. En cuanto al género, la tasa de desempleo de las mujeres en España tiende a superar a la de los hombres, aunque al contrario que en años anteriores, en 2010 el porcentaje de hombres con estudios de Primaria o inferiores que se encontraban en situación de desempleo era superior al de mujeres.

"La educación es un buen seguro contra el desempleo", según el informe, y más altos son los ingresos y menor la diferencia salarial de género cuando se trabaja en empleos de formación más alta. Por el contrario, y como dato positivo, España ha reducido en diez años (2000-2010) la población adulta que no pasaba de la educación obligatoria -del 62 al 47 por ciento-, aunque continúa alejada de la OCDE (26 por ciento) y la UE-21 (24 por ciento).

De la población adulta española, un 31 por ciento posee titulación de Educación Superior, superando al 30 por ciento de OCDE y al 28 por ciento de la UE. Sin embargo, el 47 por ciento solo posee estudios secundarios de primera etapa o inferiores, frente al 26 por ciento de la OCDE y el 25 por ciento de la UE.

En 2009, España tenía un gasto medio público por alumno en 2009 un 21 por ciento superior a la media general. El esfuerzo de la sociedad ha hecho posible que más población tenga estudios postobligatorios, pero los resultados académicos han sido "muy pobres" comparativamente, según ha dicho Gomendio.

Entre otros datos, referidos principalmente a 2010, el salario de los profesores españoles es superior en todas las etapas, con una diferencia mayor en las retribuciones iniciales; la tasa de matriculación de los niños en España es excelente, con el 99 por ciento de menores de tres años escolarizados, en su mayoría en centros públicos; y respecto a los centros, el informe detecta una menor autonomía para tomar decisiones propias, sobre todo en gestión de recursos y de personal.

El estudio también alerta del riesgo que significa para el acceso a estudios superiores los recortes de la ayuda pública provocados por la crisis económica y el aumento que se pide a familias y alumnos para su financiación. La OCDE admite que, "dado que las mutaciones de la economía mundial afectan al mismo tiempo a los países y a los individuos, los países tienen que dedicarse a encontrar el buen equilibrio entre una ayuda pública adaptada para la educación y la obligación para alumnos y familias de asumir algunos de los costes". El estudio ha constatado que "los alumnos y las familias soportan una parte creciente de los costes de la educación en numerosos países de la OCDE". Se trata de una tendencia general que, según el informe, "tiene sentido en la medida en que la mayor parte de los individuos obtienen numerosos beneficios de la educación", pero advierte que puede hacer que muchas personas se encuentren con "problemas financieros importantes" si quieren seguir estudios superiores

Leer más sobre: Organizaciones económicas

Añadir comentario

Para enviar el comentario introduzca el texto de la imagen:



  • Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema
  • Por favor, céntrate en el tema
  • Por favor intenta escribir sin faltas de ortografía, antes de publicar un mensaje lo corregimos, si no tienes falta es más posible que se publique
  • Escribir todo el mensaje en mayúsculas se interpreta como gritar, no publicamos mensajes escritos completamente en mayúsculas