Se quedaron atrapados en su panadería, pero tuvieron una idea brillante que les ha convertido en los nuevos héroes de Harvey