Ser madre puede ser agotador, pero esta foto le recordó a Jess cuánto merece la pena