Una familia entera se salva de morir ahogada gracias a 80 bañistas que se unieron en una cadena humana