Este novio protagonizó una de las promesas más bellas que se pueden hacer en una boda (y no fue a la novia)