La madre que movió cielo y tierra para encontrar el muñeco preferido de su hija