El profesor Robert Kelly y su mujer hablan por primera vez tras el divertidísimo vídeo de la BBC que ha dado la vuelta al mundo