El ‘Ikea vasco’: de la ruina atroz que llevó a los dueños a perder su casa a ser éxito de ventas en Internet

‘Tu Otro Diario’ habla con el fundador, Enrique Arrillaga, quien nos cuenta cómo ha logrado el éxito después de perder hasta la casa familiar

por Elena Villegas /


“Nos sentimos en una nube”. Así de alegre y orgulloso se muestra Enrique Arrillaga, el creador de Muebles LUFE (o el ‘Ikea vasco’, como es popularmente conocido) cuando 'Tu Otro Diario' le pregunta por el éxito cosechado por su nueva empresa. Y, si se tiene en cuenta el origen de esta start-up puntera, el motivo para sentirse satisfecho es aún mayor.

Enrique Arrillaga

Enrique Arrillaga (izquierda) junto a uno de los trabajadores de Muebles LUFE (imagen cedida por Muebles LUFE)

El impago de clientes obligó a cerrar el negocio familiar fundado por el padre de Enrique y dedicado al diseño y fabricación de muebles a medida. La situación económica fue tan extrema, que los Arrillaga lo perdieron todo, incluida su casa.

En medio de la adversidad, Enrique se matriculó en un curso de liderazgo conducido por Ángel Castrillo, que le ayudó a ampliar su visión empresarial y a “afrontar cambios tan radicales”, asegura. “Además -continúa- el apoyo incondicional de mi familia, de mi mujer, Marta Quiroga, y de mi madre y hermanas, me ha rescatado del agujero en el que en muchos momentos me encontraba”. 

Gracias, por tanto, al pilar de su familia y al aprendizaje y experiencia personal, a Arrillaga se le ocurrió la idea que iba a dar un vuelco a su vida. Volvió a los negocios, pero esta vez creó una start-up: aunque también de muebles, quitó de en medio a los intermediarios y enfocó las ventas a Internet. El éxito llegó pronto y ya factura más de un millón de euros.

RELACIONADO: Así es Cándido Hermida, el ebanista preferido de la aristocracia árabe... ¡gracias a Amancio Ortega! 

De esta manera nació Muebles LUFE (un acrónimo que significa Local, Universal, Funcional y Ecológico), donde sigue primando la calidad de la madera, procedente de bosques vascos con certificación ecológica. Los costes los abaratan al producir en serie, al seguir el modelo do-it-yourself  (hazlo tú mismo) y al contar con un espacio de exposición - en Azpeitia (Guipúzcoa) - muy pequeño. Su página web es su único establecimiento y cuenta con tal cantidad de visitas que no es raro acceder a ella y encontrarse con el mensaje “¡Estamos a tope! Por eso os pedimos paciencia. No os preocupéis, os atenderemos a todos”.

El objetivo de Muebles LUFE es, según Arrillaga, “seguir creciendo y crear un estilo organizativo en el que la prioridad sean las personas”.

Sillas a 25 euros y camas, a 30 son algunos de los productos por los que Muebles LUFE se ha hecho tan popular. La venta on-line ha permitido que la mayor parte de los pedidos procedan de Madrid y Barcelona e incluso ya han hecho envíos a Francia, Bélgica, Holanda, Reino Unido, Israel y Marruecos, pero la misión es establecerse en estos mercados. Enrique Arrillaga tiene claro que, “una vez que nos asentemos en España, afrontaremos crecer la venta en otros países, sin duda alguna”.

 

Últimos comentarios

Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema

Para poder comentar necesita ser usuario registrado de hola.com

Regístrate para comentar