El IPC sube una décima en agosto, hasta el 1,6 por ciento, impulsado por el alza de los carburantes